sábado, 31 de julio de 2010

DE BRUJAS Y DEL ADN DE NICOLÁS SARKOZY

Víctor Hugo en su obra literaria El jorobado de Nuestra Señora de Paris nos narra la historia de una joven hermosa llamada Esmeralda, quien es condenada a muerte por los delitos de ejercer la magia, la prostitución y de haber dado muerte a un tal capitán Febo Chateaupers. El jorobado Quasimodo, un hombre con discapacidad mental y corporal, pero capaz de percibir el más excelso de los sentimientos humanos el amor, vive recluido en el campanario de la catedral de Paris, escondido y a salvo de las burlas de la chusma. Aunque su amor por la gitana no era correspondido, Quasimodo siguió sus pasos como un ángel de la guarda.

La tragedia humana descrita por el gran Víctor Hugo nos remonta a unos años, en que la sociedad y la ley, por la vía de la Santa Inquisición, eran implacables, sobre todo con las minorías étnicas y sociales. Paupérrimos indefensos y expuestos a las arbitrariedades de la clase social dominante de la época.
Eso eran Esmeralda y Quasimodo.

Al final del libro, el genio escritor nos conduce en su relato al osario de Montfaucon, donde muchos meses más tarde se encontrarían dos osamentas en extraño y estrecho abrazo. Uno de los esqueletos tenía la columna vertebral deformada y una pierna más corta que la otra. Cuando quisieron separar los huesos, narra el autor, una nube de polvo quedó como señal del amor finalmente correspondido.

Ambos, Esmeralda y Quasimodo, pertenecían a una minoría brutalmente rechazada por la sociedad. Ella por ser gitana y él por ser jorobado, tuerto y cojo.

En la época del rey Fernando VI de España (1746-1759) se dictó una orden real por la que se emplazaba a encarcelar a todos los gitanos de los diversos territorios, sin excepción de edad, sexo o estado. Estos sucesos trágicos y tristes en 1749 fueron conocidos como La Gran Redada. La prisión general de gitanos, así también llamada esta ordenanza, tenía como fin el exterminio de las minorías gitanas en el reino español.

Durante la guerra civil española y con el triunfo del dictador Francisco Franco se volvió a prohibir por ley la lengua gitana, el romanó, que fue calificada como jerga de la delincuencia. Esto trajo como consecuencia la aplicación de la ley de peligrosidad al pueblo gitano.

Poco han cambiado las cosas desde aquellos años de los siglos XVIII y XIX en Europa. Estos hechos fueron antecesores a la persecución y hostigamiento de judíos y otras minorías étnicas en el tercer Reich Alemán del siglo XX.

Pero la historia no terminó con el Holocausto. Aún hoy en día los gitanos siguen siendo discriminados y vistos con recelo. Muchos son los prejuicios que envuelven la idiosincrasia del pueblo romà y sinti. El gitano tiene fama de embaucador, ratero, bullicioso y delincuente.

Nicolás Sarkozy, Presidente de la Grande Nation, ha anunciado al pueblo galo hace un par de días medidas drásticas, por razones de seguridad y orden público, contra los gitanos y trashumantes indocumentados. El “paquete” de disposiciones prevé la expulsión inmediata del territorio francés, así como la perdida de la nacionalidad, para aquellos extranjeros nacionalizados que hayan cometido crímenes o atentado contra la seguridad nacional.

El recrudecimiento de las leyes de inmigración francesa, defendidas por Nicolás Sarkozy, convierte la actividad judicial francesa en una verdadera “caza de brujas”, como en los mejores días del Macartismo recalcitrante. El proyecto de la nueva ley de inmigración, presentado por el Ministro de Inmigración, Brice Hortefeux y avalado por el Presidente estipula, entre otras cosas, la prueba de ADN para comprobar la filiación genética entre familiares, además de servir como instrumento científico de “investigación” racial.

Conocido es el origen multirracial de Nicolás Sarkozy, hijo de padre judío húngaro y madre con raíces sefarditas y griegas. De las minorías étnicas que viven en Hungría, la población gitana es la mayor.

A ver si se deja tomar una prueba de ADN el señor Sarkozy, a fin de comprobar su filiación genética.
¿Qué pasaría si le encontrasen un cromosoma Romá o Sinti?


Roberto Herrera 31.07.2010

jueves, 29 de julio de 2010

LA CÁNDIDA HEIDI Y LA XENOFOBIA HELVÉTICA O

DE OVEJAS, CABRITOS Y CABROS GRANDES

La historia de la inocente Heidi, la muchachita campesina de la cordillera de los Alpes, saltando despreocupada, junto a su querido amiguito Pedro, el Pastor de cabras, por los parajes verdes y alfombrados de flores de una Suiza encantada, fue mundialmente conocida a través de la serie japonesa homónima a mitad de los setenta.

Efectivamente, la confederación helvética es en primavera un mosaico de colores, valles y montañas, ríos cristalinos y vacas con cencerros pastando tranquilas y despreocupadas en las verdes laderas de del famoso macizo montañoso. En invierno, un manto blanco incólume cubre valles, vaguadas y veredas. En sus casas, los pacíficos y bondadosos habitantes de tan hermosos lugares, como el abuelito de Heidi, calientan sus rudas manos al calor de la chimenea. Todo es perfecto, casi celestial…

Suiza sería el país de las maravillas del cuento televisivo nipón si no fuera porque la cruda realidad no es película de ficción.

La xenofobia no es un fenómeno nuevo, ni mucho menos pasado de moda en algunos países de la Europa occidental. A la vanguardia, racista y neofascista, marchan las huestes españolas, alemanas, francesas, italianas y suizas.

Suiza por su aparente candor y neutralidad no cuadra en este esquema oscuro y retrogrado; y aunque la prensa nacional e internacional han abordado en varias ocasiones el tema, el racismo y la xenofobia continúa expandiéndose a la vista de todos. A pesar de las advertencias y amonestaciones del Comité de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra.

A raíz de los sucesos del 11 de septiembre del 2001 se ha ido licuando un cóctel explosivo, mezcla de racismo, xenofobia e islamofobia a nivel mundial, y en especial en los Estados Unidos y Europa.

Conocido es que a finales del año 2009 el pueblo suizo, en un referendo popular, votó a favor de la Iniciativa Contra Alminares, es decir por la no construcción futura de minaretes en todo el territorio. Solamente una minoría reducida en cuatro cantones votó en contra de la iniciativa.

El resultado del plebiscito fue contundente y por ende alarmante. No solamente la mayoría de los ciudadanos, sino también la mayoría de los cantones de la confederación helvética apoyaron la iniciativa organizada por los ultraconservadores, islamófobos y xenófobos suizos. Únicamente Basilea ciudad, Ginebra, Vaud y Neuchâtel votaron en contra.

De tal manera que al artículo 72, párrafo 3 de la Constitución federal Suiza le ha sido agregada la siguiente frase: “La construcción de alminares está prohibida”.

¡Y en un santiamén nos remontamos nuevamente a la época de Ricardo Corazón de León en pleno siglo XXI!

La intolerancia de ciertos estratos sociales, permeables a las ideologías ultraconservadoras y nacionalistas, frente a las costumbres religiosas y patrones de comportamiento foráneos, diferentes a los conocidos y aceptados, hace del proceso de integración y la convivencia inter cultural una barrera difícil de vencer.

Todo lo que rodea y distingue al Islamismo es rechazado ipso facto por muchos sectores de la sociedad europea. La prohibición de Minaretes en Suiza, junto con la veda de prendas de vestir típicas de la mujer musulmana en Francia y España da muestra de ello.

¿Por qué el repudio y estupefacción social contra el hijab y niqab**? ¿Por qué no sorprende a nadie que los escoceses lleven faldas? ¿Por qué es común y corriente ver a una geisha en kimono? ¿Quién se indigna contra un monje capuchino?

Muchas han sido las campañas, algunas veladas y otras muy directas, contra los extranjeros en los últimos años y especialmente contra la comunidad musulmana en Suiza. En el año 2007 a raíz de las elecciones parlamentarias el partido de coalición ultraconservador (SVP-UDC) para su campaña electoral, en lugar de utilizar las cabritas del amigo de Heidi, recurrió a tres ovejas, blancas y puras como la nieve del Pico Ela, que posando sobre una bandera suiza, le propinaban feroz coz en el trasero a una cuarta oveja, negra como la piel de un africano u oscura como la tez de la mayoría de los extranjeros no nacidos en la Europa Central.

El agitador e instigador de dicha campaña xenófoba fue precisamente Christoph Blocher, Presidente de la Unión Democrática del Centro, también conocida como Partido Popular. ! Una verdadera cabriolada racista!

En el mundo cristiano occidental, el islamismo, como minoría religiosa despierta sentimientos encontrados y provoca inverosímiles comportamientos conductuales en las masas populares, incluso en personalidades conspicuas, letradas y con créditos académicos en todas las ramas de las ciencias humanísticas y naturales.

El tratamiento de los temas religiosos es, por su propia naturaleza divina, enormemente complejo y delicado. Se debe obrar con mucha filigrana y tacto para no lacerar tradiciones culturales. Ante todo se requiere un conocimiento, al menos a grandes rasgos, de la idiosincrasia y de los libros sagrados de las minorías en cuestión. De lo contrario lo que se cosecharán serán tormentas y dificultades. Y cuando la posibilidad del diálogo ecuménico se cierra entonces se abren las puertas al lenguaje de los chafarotes.

En este mundo actual, globalizado y multicultural, se hace cada vez más necesaria una política de respeto, amplia, tolerante e integrativa, no la política de patadas e insultos de cabros grandes como Christoph Blocher en Suiza, Jean- Marie Le Pen en Francia o Josep Anglada i Rius en España (Cataluña).

Roberto Herrera 28.07.2010

*:Minarete o Alminar:Torre de las mezquitas, por lo común elevada y poco gruesa, desde cuya altura convoca el almuédano a los mahometanos en las horas de oración.
**:Hijab:Velo islámico que cubre el cabello. Niqab: Prenda de vestir islámica que cubre todo el cuerpo.

lunes, 26 de julio de 2010

CUANDO CUBA ERA PURO MAMBO Y CHA CHA CHA

La Cuba dictatorial de Fulgencio Batista de los años cincuenta plagó la isla de terror y miseria. Con la irrupción de la televisión y el auge del cine cubano, la realidad de la sociedad cubana de la época fue desfigurada y distorsionada. Las mamboletas, negras y mulatas bailarinas, moviendo sus caderas al compas del ritmo caliente del bongó sugerían la idea que la Cuba entera era un bacanal. Bajo las luces de neón de los casinos y restaurantes se paseaban las mujeres bamboleando sus hermosos cuerpos incitando a la lujuria y al sexo comprado. ¡Puterío y juerga! Ese era el producto de exportación que la dictadura y la mafia norteamericana vendían en América Latina.

Esa era la Cuba de Batista hasta que llegó Fidel.

En la madrugada del 26 de julio de 1953 un grupo de valientes, dirigidos por Fidel Castro Ruz, intentaron tomar por asalto la segunda fortaleza del régimen batistiano. Cansados ya de tanta miseria y explotación no vacilaron en arriesgar sus vidas en aras de un mundo nuevo. En sus mentes estaban los miles de desempleados que pululaban las calles en busca de trabajo honrado y decente, los miles de campesinos iletrados que pasaban hambre en sus miserables bohíos, contemplado impotentes la lenta muerte de sus macilentos hijos. Los miles de obreros industriales, braceros, maestros y empleados exigiendo mejores sueldos y garantías laborales. En la mente de los héroes del Moncada estaba el pueblo de Cuba, el de Jose´Martí, Máximo Gómez y Antonio Maceo.

En su histórica y célebre defensa de los cargos imputados en la causa 37, el Doctor Fidel Castro Ruz no pidió su libertad. Tampoco clamó venganza por los setenta compañeros muertos en combate y a manos de los sangrientos torturadores. Sus vidas, dijo Fidel el día de su defensa, “…no tenían precio, no podrían pagarlas con las suyas todos los criminales juntos. No es con sangre como puede pagarse las vidas de los jóvenes que mueren por el bien de un pueblo; la felicidad de ese pueblo es el único precio digno que puede pagarse por ellas…”

Del asalto al cuartel Moncada hasta nuestros días han transcurrido 57 años. El pueblo cubano sigue bailando mambo, cha cha cha y rumba a pesar del bloqueo económico, a pesar de todos los obstáculos y dificultades de la revolución. Pese a todas las calamidades, los cubanos continúan intransigentes, con su música, ritmo y contagiosa alegría, marchando y moviendo sus cuerpos con maestría por los caminos del Che, Camilo y Fidel.


La felicidad del pueblo cubano la parió la madrugada del 26 de Julio en Santiago de Cuba.

¡Gracias Fidel por tu ejemplo! ¡Viva Cuba Libre!


Roberto Herrera 26.07.2010

sábado, 24 de julio de 2010

LA BONHOMIA Y VALENTIA POLITICA DE MARADONA

Hablaba Hugo Chávez al micrófono arengando a la juventud y junto a él, el ciudadano argentino Diego Armando Maradona, quien con mirada tranquila y serena lo observaba atentamente. El Comandante Chávez con su acostumbrada retórica, mezcla de análisis perspicaz, exhaustivo y chanza venezolana, hablaba con fervor de la Patria Grande, ese sueño bolivariano, que los enemigos de los pueblos, los de adentro y los de afuera, quieren impedir a toda costa.

No es la primera vez que hay conato de guerra entre Venezuela y Colombia. No es la primera vez que se acusa al gobierno de Venezuela de apoyar a las guerrillas de la FARC. No es la primera vez que se presentan “pruebas definitivas” de la participación y colaboración venezolana en el conflicto armado colombiano.

Lo grave y delicado de la coyuntura actual, radica en el hecho que en Colombia existen siete bases militares norteamericanas, desplegadas a lo largo y ancho de su territorio, en estado de alerta. Esto, de hecho, representa un real y eminente peligro en toda la región. Washington ya ha anunciado que quiere investigar con más lujo de detalles las acusaciones contra Venezuela.

Venezuela y su Presidente están en la mira geopolítica de los Estados Unidos desde que Chávez, después del fracasado golpe de estado del 11 de febrero del 2002, irrumpiera en la palestra política de América Latina con la fuerza y agilidad de un león sabanero. Esto les causa escozor y rabia.

Desde entonces el imperio norteamericano y su protegida Colombia andan a la búsqueda de motivos y excusas para iniciar un conflicto armado.

La declaración pública del rompimiento de relaciones diplomáticas con Colombia, por parte del Comandante Hugo Chávez el pasado jueves 22, hubiera sido una acción normal y común en estos casos de relaciones tensas político-diplomáticas, sin la presencia de Armando Maradona.

Los peleles del periodismo deportivo pro imperialista, cuando de Maradona se trata, se lanzan cual feroces fieras a tratar de cercenarlo con diatribas mal olientes. Allí estaba tranquilo y sobrio Maradona asistiendo al Comandante. Más que eso, solidarizándose valientemente con la revolución bolivariana. No había ni un ápice de arrogancia y soberbia en su talante. No había nada de la porquería que le achaca la prensa burguesa constantemente. El ciudadano Diego Armando estaba con amigos y entre amigos. Gente que lo quiere y lo respeta.

Pero cuando le quieren tocar los ijares, así como Hugo Chávez, levanta el pecho altivo y valiente. Por eso me gusta también Diego Armando Maradona, porque levanta el pecho, cuando se trata de defender la dignidad de los humildes y desposeídos de América Latina.

¡Macanudo campeón! ¡Otro golazo político!


Roberto Herrera 24.07.2010

viernes, 23 de julio de 2010

LAS COLAS MADE IN GERMANY

Alemania , amparada de la ayuda económica del Plan Marshall a finales de los años cincuenta, había logrado recuperar nuevamente, en corto tiempo, su poderío económico –industrial previo a la segunda guerra mundial. Los productos hechos en Alemania se convirtieron en sinónimo de alta calidad. El llamado “Milagro económico alemán” fue financiado por los Estados Unidos de Norteamérica. La República Federal de Alemania recibió ayuda económica en el periodo comprendido entre 1948 y 1952 de alrededor de 1413 Millones de US$. Mientras que sus antiguos enemigos de guerra, Francia e Inglaterra, recibieron 2806 y 3443 Millones de US$ respectivamente. Italia, aliada de Alemania, contó con 1515 Millones dólares .

El desarrollo hiperbólico de la sociedad alemana se llevó a cabo bajo la mirada recelosa de Inglaterra y Francia, y respaldado por un sólido capital humano compuesto por una red amplia de académicos, técnicos medios y superiores, obreros especializados, directores industriales con vasta experiencia y un aparato estatal que a pesar de los estragos de la guerra no sufrió mayores fisuras. Los funcionarios administradores del poder político-económico continuaron trabajando con eficacia y precisión. Y por último, pero no menos importante, está el aporte de la mano de obra barata de los llamados “Gastarbeiter”, es decir, los miles de “trabajadores invitados”. De ésta manera se garantizó el boom milagroso.

Alemania se transformó en la vitrina de presentación europea del capitalismo altamente desarrollado. Al otro lado del muro de Berlín, el socialismo real, con sus largas hileras de mujeres y hombres a la espera de alimentos, cada uno con su tarjeta de racionamiento y con cara de aflicción. Estas y otras eran las imágenes que la televidencia alemana digería en el noticiero estelar. Se acuñó el estigma que socialismo era hambre, miseria y desesperación. Los avances y progresos socialistas en el campo de la asistencia médica - social, científica y educacional, deportiva, laboral y vivienda eran menospreciados y en el mejor de los casos, desvalorizados. Pero se trataba de la guerra ideológica en el marco de la guerra fría.

Con la caída simbólica del muro de Berlín en 1989 y la reunificación alemana en octubre de 1990, Alemania entró en una nueva fase de desarrollo. La desintegración de la Unión Soviética en Diciembre de 1991 provocó un cambio brusco en la correlación de fuerzas a nivel internacional. Se desató una reacción en cadena que tuvo como consecuencia directa la “derechización” de todos los Estados que conformaban el “bloque soviético” y la “balcanización” de algunos.

Si en la época de auge económico en la Alemana de los sesenta y setenta solía ser muy extraño encontrarse con indigentes en las calles pidiendo limosna, a finales de los ochenta, la pobreza comenzaba a deambular las grandes avenidas. El precio de la Reunificación había sido muy alto y las consecuencias negativas pronto se hicieron sentir en la sociedad.

El sistema de seguridad social, que antiguamente cubría al 100 % los costos de asistencia médica y dental, fue experimentando año con año diferentes reformas y recortes presupuestarios. A tal grado que enfermarse en la actualidad en Alemania, para el ciudadano de escasos recursos, es prácticamente un lujo. La medicina dental, si no se tiene un seguro dental suplementario, es casi impagable. Dime cuantos dientes te faltan y te diré a que clase social perteneces, podría rezar el eslogan de una pancarta de protesta.

Con la globalización, el derrumbamiento del socialismo real, el fracaso del modelo neoliberal de desarrollo, las crisis coyunturales y estructurales del capitalismo, la pobreza en el mundo está aumentando exponencialmente.

Hoy en día, en la Alemania del siglo XXI a ciertas horas, en ciertos días y en ciertos lugares se pueden distinguir las colas de hombres y mujeres, cada uno con su documento, con su cara de aflicción esperando la apertura de Tiendas de comestibles, conocidas en mi ciudad como “die Tafel”, la mesa. En estos establecimientos, la gente de menores ingresos, previa presentación del documento que los acredita como tales, tienen el derecho a comprar alimentos perecederos a muy bajo precio. Estos alimentos, cuya fecha de vencimiento está pronta a caducar, provienen de donaciones de otros almacenes.

También encontramos hileras de hombres y mujeres en las oficinas de la administración pública en busca de ayuda- económica- para resolver sus problemas habitacionales y de otra índole social. Frente a instituciones caritativas y humanitarias también las hay de indigentes en busca de ropa, abrigo, pan, comida y asistencia médica. Y no se piense que son colas de emigrantes. No. Las filas son como la selección nacional de fútbol de Alemania: multirraciales y multiculturales. ¡El capitalismo es daltónico y ateo!

Sin embargo en las agencias públicas de trabajo ya no se ven las filas de cesantes de antaño, preocupados y nerviosos, a la espera de la firma del funcionario que les autorizará o negará el dinero del paro. Actualmente el sistema está modernizado y sofisticado. Ahora cada desempleado se presenta a la oficina en el día indicado y… puntual a la hora, de lo contrario…

Entonces, entre esperar en la casa o en la calle, mejor esperar en otra cola alemana… ¡digo yo!

Roberto Herrera 23.07.2010

jueves, 22 de julio de 2010

LA POLÍTICA NO ES NI OFICIO NI NEGOCIO

La política desde Platón hasta nuestros días es la manifestación pública de las relaciones socio-económicas entre los individuos en un régimen de producción determinado. La política más que ciencia es el arte de conducir, regular y dirigir el comportamiento de un conglomerado de individuos con el propósito de influenciar, para bien o para mal, en su destino individual y colectivo. Para desarrollar esta tarea el Estado (Ideal) tiene que recurrir a civiles, que de acuerdo al dictamen democrático, monárquico o dictatorial, ejercerán durante un periodo cualquiera de tiempo, la función reguladora del sistema. Es decir, actuaran como el vínculo inmediato entre el ciudadano, el Estado y la clase socio-económica dominante, acelerando o frenando, según el caso concreto histórico, la dinámica político-social. Este equilibrio socio-económico estará sostenido y constituido por una red teórica y practica de reglas, llamadas leyes, que asegurarán la convivencia armónica y pacifica de dicha sociedad.

Hasta aquí lo platónico de Platón.

El materialismo histórico y dialectico de Carlos Marx y Federico Engels nos enseñó que la historia de las sociedades es la historia de la lucha de clases. Por lo tanto la República de Platón tampoco pudo haberse escapado de la dinámica dialéctica de las contradicciones antagónicas de clase.

Dado que la clase dominante no tiene ningún interés en perder el control (poder) de manera voluntaria sobre las fuerzas productivas y los medios de producción, el desarrollo de una situación carente de equidad, ecuanimidad y justicia entre los Hombres es inevitable o más bien, inherente al sistema vigente. Esta desigualdad será siempre la causa principal del surgimiento de revoluciones, pacificas o violentas.

El ente político es entonces el encargado de transmitir y defender los intereses de las clases en pugna, de participar directamente en la elaboración, aprobación, derogación y promulgación de leyes que legislaran el convivir de los ciudadanos.

Así como hay políticos de todos los colores y matices, también hay leyes y leyes.

La ley, nos dice Don José Hernández en la voz del gaucho Martin Fierro, es tela de araña, no la tema el hombre rico, no la tema el que mande, pues la rompe el bicho grande y sólo enrieda a los chicos.

Hay leyes con carácter explosivo e implosivo, restrictivo y amplio, justo e injusto y neutralizador.

En América Latina, sobre todo en aquellos países donde gobernaron dictaduras militares o donde hubo guerra civil, como en El Salvador, aún están vigentes leyes como la Ley de Amnistía o la ley chilena Antiterrorista.

En el caso chileno, la ley de amnistía, decreto ley 2191, aprobada por la Junta Militar presidida por el dictador Pinochet , atenta contra los Derechos Humanos, ya que de hecho, quedó legalizada la impunidad de los crímenes de homicidios y secuestros, a favor de los agentes de Seguridad del Régimen militar, especialmente la ex-DINA.

En un informe de Amnistía Internacional en 1999 se lee que” …la incompatibilidad de las leyes de amnistía fue implícitamente reconocida por la Conferencia Mundial de Derechos Humanos, realizada bajo auspicios de las Naciones Unidas en junio de 1993, en Viena. La Declaración y Programa de Acción de Viena, adoptada por la Conferencia Mundial de Derechos Humanos, contiene una cláusula acorde a la cual: "los gobiernos deben derogar la legislación que favorezca la impunidad de los autores de violaciones graves de derechos humanos, como la tortura, y castigar esas violaciones, consolidando así las bases del imperio de la ley".

En el caso de El Salvador, la Ley de amnistía general para la consolidación de la paz, decreto Nº 486 de fecha 20 de marzo de 1993 fue producto de la negociación y de los acuerdos de paz firmados en Chapultepeque/México en 1992 por la guerrilla salvadoreña (FMLN) y el gobierno de ARENA presidido por Alfredo Félix Christiani.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos no obstante recordó, que pese a la importancia que tuvo la Comisión de la Verdad para establecer los hechos relacionados con las violaciones más graves durante la guerra civil y para promover la reconciliación nacional, este tipo de Comisiones: "Tampoco sustituyen la obligación indelegable del Estado de investigar las violaciones que se hayan cometido dentro del ámbito de su jurisdicción, de identificar a los responsables, de imponerles sanciones y de asegurar a la víctima una adecuada reparación (artículo 1(1) de la Convención Americana), todo dentro de la necesidad imperativa de combatir la impunidad."

¿A quien corresponde pues la derogación de estas leyes? Obviamente a los partidos y políticos de turno. Sin embargo, podemos constatar que en el caso chileno, la ley de amnistía continua vigente aún 32 años después de su promulgación, de los cuales, veinte transcurrieron bajo las banderas del gobierno de la Concertación de Partidos por la Democracia.

Algo similar parece estar sucediendo en El Salvador donde el gobierno del FMLN presidido por Mauricio Funes guarda silencio al respecto, pese a las exigencias de sectores políticos y privados de no dejar impune los crímenes cometidos por ambas partes durante el conflicto armado.
Entonces cuando la política se transforma en un oficio de rutina, en un cargo ministerial o comunal, pierde su carácter y contenido histórico. Deja de ser arte y se convierte en un modus vivendi.

Llegado este momento, el papel regulador del “político” entre los individuos, el Estado y las clases sociales se desvanece y se diluye en los intereses personales. Es cuando comienza un proceso de enajenación que puede conllevar al surgimiento de desviaciones político-ideológicas como las nomenclaturas, burocratización, acomodación, corrupción, nepotismo, oportunismo y luchas de poder intestinas.

En estas condiciones la avidez de poder, riquezas y honores, germina en tierra fértil y lo que ayer era una reivindicación justa hoy, por razones de Estado o de Partido, queda sepultada en los sótanos fríos y mal olientes de la historia.

Definitivamente la política no debe ser ni oficio ni negocio.

Roberto Herrera 22.07.2010

viernes, 16 de julio de 2010

BUSCÁNDOLE ARISTAS A LA JABULANI

Con inocencia, debo confesarlo, pensé que una vez finalizado el mundial en Suráfrica la temática del fútbol sería parte del pasado y que tendríamos que esperar, por lo menos dos o cuatro años, para que el arcoíris de pasiones nos volviera a obnubilar, de una u otra forma, con el sutil tul del deporte rey.

Todos los mundiales han estado acompañados de circunstancias insólitas. La magia del fútbol radica precisamente en el torbellino de emociones generado en el sistema límbico del cerebro humano.

Ésta es la percepción sensorial de Eduardo Galeano .

La historia del fútbol es la historia de la lucha de clases. El análisis político-ideológico-histórico –supra estructural de la selección campeona del mundo Suráfrica 2010, además de ser objetivo, es correcto.

Ésta es la percepción cortical del mundo de Salvador López Arnal , que dicho sea de paso, comparto plenamente.

No se sí Carlos Marx y Federico Engels jugaron al fútbol en sus tiempos mozos, pero hay constancia que al menos fundaron una liga, la liga de los comunistas, que no tenía nada que ver con el deporte. Al menos no directamente.

Pero el gol de Andresito Iniesta me hizo saltar de la poltrona y pegar un grito tarzánico. Y su gesto solidario, derramar una lágrima.

En esos momentos límbicos no pensé en Obama y sus bélicos planes, ni en las guerras, ni en la catástrofe del Golfo de México, ni en la Monarquía, ni en los palestinos de la franja de Gaza ni en Sakineh Mohammadi.

¡Ganaron los mejores! El mejor fútbol se impuso. Sencillamente ganó España o la suma de sus partes. ¡Disfrutad éste pequeño triunfo efímero!

Todo lo que nos rodea está contaminado y corrompido por la sociedad capitalista de consumo, hasta el aire de la Jabulani.

Pese a las catástrofes naturales y la explotación del Hombre por el Hombre, la depredación de los recursos no renovables, de la enajenación ideológica y deportiva, tanto la pelota como la tierra siguen siendo redondas.

Roberto Herrera 16.07.2010

miércoles, 14 de julio de 2010

DE ARCÁNGELES Y DEMONIOS

Tocan las cornetas a degüello. Vientos de guerra soplan en el Medio Oriente y el sonido monótono-enervante de las vuvuzelas son parte ya del pasado.

Entonces apareció Fidel pocas horas después de finalizado el show comercial y deportivo de Suráfrica recordándonos en vivo y en directo que la cruda realidad del mundo actual sigue su curso guerrero, más allá de las pantallas gigantes de los public viewing y de los televisores de alta definición.

Un conflicto bélico de dimensiones catastróficas para la humanidad y el planeta está fraguándose tras bastidores imperialistas y sus aliados incondicionales.
La ofensiva imperialista contra Irán sigilosamente hilvanada en los últimos meses, a decir del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, va viento en popa.
Es la nueva guerra santa de conquista imperialista disfrazada de mentiras y calumnias.

Lo que está en la mira de los cañones son los yacimientos de recursos naturales no renovables cuya ubicación geográfica se encuentra precisamente allí, en el Medio Oriente, donde el Islamismo es mayoría.

Los políticos de la ultraderecha conservadora mundial, sobretodo en Israel, quieren justificar las intervenciones militares en el Medio Oriente alegando un supuesto enfrentamiento religioso entre las naciones “civilizadas occidentales” y el mundo árabe.

Esta falsa pugna religiosa, esta santa guerra moderna, vestida con ropaje democrático y lenguaje jurídico legal, es en esencia una forma de manipulación ideológica en el mundo occidental. Se trata de sensibilizar al civil común y corriente, de tal manera que su comportamiento y actitud de cara a los temas relacionados con Irán sea limitado, estrecho e incluso hasta irracional.

En este marco de crisis coyuntural político-militar y económica del sistema capitalista el análisis de Fidel alerta al mundo entero del peligro real de una guerra nuclear y sus repercusiones a nivel mundial.

La participación del Comandante en Jefe en actividades públicas en momentos en que los enemigos de la revolución cubana y de la paz acechan en la sombra, esperando el momento de dar el zarpazo, tiene carácter estratégico y además es simbólico.

¡Qué no piensen los imperialistas y la mafia cubano-americana de Miami que Cuba duerme!

Los guardianes de la revolución socialista no son los ángeles y querubines del Cementerio de la Habana.

Los verdaderos Ángeles de la Guarda de la revolución están en las escuelas, en los colegios, en las Universidades, en las fábricas, en los cuarteles, en el campo y la ciudad.

....bajó nuevamente el Comandante anunciando malas nuevas. Entonces mandó a parar las orejas y estar alertas…

Roberto Herrera 14.07.2010

viernes, 9 de julio de 2010

DE ESPIAS Y OTRAS ARBITRARIEDADES DEL TIO SAM

Como de película de Hollywood. En el mejor estilo de la época de la guerra fría en donde la Unión Soviética o sus aliados intercambiaban agentes secretos con los Estados Unidos y Gran Bretaña, así se ha llevado a cabo el último canje de espías entre Rusia y los Estados Unidos. La capital austriaca de Viena ha sido el escenario y para ser más precisos, el aeropuerto internacional. Hecho que de por si hace el intercambio más mediático y menos conspirativo. Es decir un negocio común y corriente entre socios.
El intercambio de topos entre naciones no es nada nuevo ni mucho menos extraño. El famoso puente Glienicker sobre el rio Havel en Berlín, capital de Alemania fue escenario de muchas permutas entre los centros de inteligencia en contienda.
Según los medios de comunicación occidentales se trata de cuatros rusos(al servicio de los Estados Unidos) amnistiados por el Presidente de Rusia, Dmitri Medwedew y diez ciudadanos rusos que previamente habrían sido condenados por un tribunal federal en Nueva Jersey.
Mientras la prensa internacional comenta y analiza estos hechos, guarda al mismo tiempo un silencio sepulcral acerca de los cinco héroes cubanos encarcelados injustamente en los Estados Unidos.
Sin embargo, Luis Posada Carriles y Orlando Bosch ambos terroristas confesos culpables del crimen de Barbados, acto terrorista perpetrado contra un avión de Cubana de Aviación en 1976 donde perdieron la vida 73 personas viven hoy libremente en los Estados Unidos.
A Cuba el mundo occidental entero le exige de todo: cambios aquí, cambios allá, que esto y que lo otro. Hasta la Santa Iglesia Católica hace lobby político en la isla.
El gobierno cubano en un acto unilateral y conciliatorio ha expresado su voluntad de liberar a 52 prisioneros en los próximos meses.
¿Pero quien le exige al gobierno de los Estados Unidos o Israel el cese de hostilidades en Irak o en Gaza? ¿Quién le exige al Presidente Obama tomar sanciones punitivas y soluciones concretas y factibles en el caso de la catástrofe del golfo de México? ¿La cárcel de Guantánamo?
Los cinco héroes cubanos, Antonio Guerrero, Fernando González, Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Rene González guardan prisión en los Estados Unidos desde 1998 acusados arbitrariamente de espionaje. Ninguno de ellos ha atentado contra la seguridad nacional norteamericana ni robado documentación gubernamental, actividades conspirativas que caracterizan el espionaje político-militar.
Los patriotas cubanos tenían la misión, única y exclusiva, de obtener información acerca de los planes terroristas contra Cuba organizados por la mafia cubano-americana radicada en el sur de la Florida.
Si la Santa Iglesia Católica también gestionara y exigiera al gobierno de los Estados Unidos la liberación de los cinco antiterroristas cubanos y la condena del terrorista confeso Luis Posada Carriles y su compinche Orlando Bosch, entonces el lobby de la Iglesia sería un acto de humanismo ponderado, más neutral y más justo. Gestión que la ensalzaría en su vocación cristiana.
¡Lo uno por lo otro! ¡Quid pro Quo!
¡LIBERTAD PARA LOS CINCO HEROES CUBANOS YA!

Roberto Herrera 09.07.2010

miércoles, 7 de julio de 2010

SURAFRICA:DEL APARTHEID AL MUNDIAL DE FUTBOL 2010

No se puede hablar de Suráfrica sin mencionar a Madiba conocido también por el nombre de Nelson Mandela. Paradigma de la libertad y dignidad de un pueblo mayoritario condenado a vivir hasta 1994 en territorios demarcados geográficamente, los llamados homelands, y a soportar la humillación de pertenecer a una sociedad segregada de acuerdo al color de la piel.
Mandela guardó prisión durante más de un cuarto de siglo y jamás renunció al derecho de su pueblo a rebelarse contra el dominio explotador de los blancos Buren. El papel histórico de Madiba radica en el hecho que desde la cárcel supo aglutinar en torno a una plataforma común de lucha, las aspiraciones libertarias del pueblo. Se irguió como símbolo de resistencia contra la política del apartheid y como ejemplo de entereza y lealtad a los principios de la lucha contra el racismo y la segregación racial.
El balompié es un deporte de masas, instrumentalizado hoy en día por los grandes consorcios industriales como Coca Cola, Nike, Adidas, Pepsi Cola y sin faltar, naturalmente, la industria del automóvil y los medios de comunicación. Estas empresas y muchas otras más son las encargadas de exprimirle hasta el ultimo centavo al espectador forofo que haciendo acto de presencia en el coliseo moderno , vuvuzela en mano y los colores patrios pintados en su rostro vitorea a todo gaznate la jugada de su equipo.
De no haberse abolido el Apartheid hace 16 años, fruto de la lucha incansable de los patriotas surafricanos y del apoyo internacional (Cuba y su líder Fidel Castro jugaron un papel muy importante y determinante en este proceso político) Suráfrica jamás hubiera participado con un equipo nacional compuesto mayoritariamente por jugadores negros. Esto de por sí representa un avance enorme, si tomamos en cuenta que hubo una época en que la FIFA, teniendo como Presidente al británico Sir Stanley Rous, hizo mutis por el foro cuando se trataba de los problemas raciales a nivel de fútbol solidarizándose con el régimen del Apartheid. Sin importarle un comino que la mayoría de la población surafricana eran negros.
En vísperas de los dos últimos encuentros el mundo ha constatado nuevamente que en este gran circo en el que se ha convertido el fútbol moderno, los artistas principales siguen siendo los mismos. El resto de los participantes juega papeles secundarios. La final será disputada nuevamente entre europeos. No importa quien será el campeón. Tanto España, como Alemania y Holanda tienen un pasado colonialista. Ninguna nación colonialista ha reconocido públicamente que gran parte de la pobreza del continente africano y demás colonias esparcidas por el mundo es fruto del yugo explotador.
Un evento de tal envergadura, como el mundial de fútbol, con incidencia y repercusión universal despierta atención y entusiasmo tanto en ricos como pobres, famosos y anónimos patriotas (al menos mientras dure el partido), expertos y chapuceros del deporte, gente de la farándula y la política.
La presencia de Mick Jagger y Ángela Merkel en ese gran escenario público no es pues nada extraño. El uno se financia (probablemente) él mismo los costos del viaje y el entretenimiento, la Bundeskanzlerin es subvencionada por todos los que pagamos impuestos en Alemania.
¿Pero quien financia a Juan Pueblo y Otto Niemand? Ellos también están allí presentes sufriendo y gozando los vaivenes de la Jabulani. Lo más probable que autofinanciándose con el esfuerzo del constante ahorro durante meses o años. A lo mejor con privaciones materiales o créditos de bajo interés. Algo así como, viaje hoy pague mañana!
Cuando Julio Cesar en la antigua Roma daba pan y circo al pueblo aparentemente de forma gratuita, lo hacia para ganarse a la masa y consolidar su poder. Hoy en día el imperio nos da pan y circo con la misma intención, pero con la diferencia que ahora es el pueblo quien financia tanto a los gladiadores, a los leones, la comida y la bebida.
Convertido en un lucroso negocio el deporte rey dejó de ser deporte hace tiempo ya.

Roberto Herrera 07.07.2010