lunes, 30 de agosto de 2010

Desmitificando el vellocino de oro

Abordan sus naves los temerarios viajeros, alimentando la esperanza de encontrar en otras latitudes, el futuro perdido en sus tierras. Ante sí, el negro y tenebroso telón, de un mar violento y bravío. Atrás dejan mujeres, ancianos y niños, que de ser posible, también arriesgarían sus vidas, pero en el reducido espacio de la patera, sólo caben los sueños y la ilusión. En algún lugar lejano, allá en la distancia, detrás del horizonte, está la tierra prometida, donde encontrarán bonanza y fortuna.

Y zarpan atrevidos en las improvisadas barcas, porque quedarse, significa morir todos juntos de inanición. Partir, una boca menos que llenar y la fata morgana de un mañana venturoso. Si mueren, otros más lo intentarán, total, entre morir bajo el sol calcinante del desierto o perecer en las aguas frías del océano, la única diferencia es la temperatura.

El número exacto de los inmigrantes ilegales que arriban a costas europeas es desconocido, como también lo son las cifras de las personas que perecen en el intento. Algo parecido sucede en la frontera México-Estados Unidos, donde se calcula, que medio millón de personas cruzan anualmente el límite fronterizo.

El hambre y la falta de trabajo siguen siendo la causa principal de la inmigración ilegal en Europa y los Estados Unidos de Norteamérica.

En el próximo mes de septiembre, los líderes del mundo se reunirán otra vez en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York para analizar los avances, evaluar los obstáculos y las brechas existentes, y acordar estrategias y acciones concretas para alcanzar los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio para 2015.
De acuerdo a la organización para la Agricultura y Alimentación de las Naciones Unidas (FAO, siglas en inglés) alrededor de 9 millones de seres humanos mueren anualmente por falta de alimento y 840 millones están mal nutridos, de los cuales 200 millones son niños menores de cinco años.

Mientras en los países pobres y periféricos las personas mueren como moscas, en el capitalismo altamente desarrollado, el despilfarro y el desecho diario de insumos, verdaderas montañas de alimentos, ha alcanzado límites vergonzosos. Lo cual no significa, que la población en su totalidad esté abastecida y bien alimentada.
Según el Ministerio para la Agricultura de los Estados Unidos en su informe publicado el 2008, relacionado con la Seguridad de Alimentación establecida de acuerdo a los cánones de la FAO, subsisten en el país más rico del mundo, 49 millones de ciudadanos con problemas para conseguir la alimentación necesaria, de los cuales, 17 millones en extrema pobreza. De no ser por los programas estatales de subvención de alimentos y otras instituciones caritativas, los niveles de miseria física podrían competir perfectamente con los de África y la India. En Europa la situación no es tan grave como en América, sin embargo la tendencia apunta en esa dirección.

Si la nación capitalista más poderosa es incapaz de alimentar a la séptima parte de su población, cómo lo harán aquellas, donde el hambre y la miseria, solamente son el último eslabón en la larga cadena de penurias, a la que habría que sumarle el desempleo, indigencia, analfabetismo, subdesarrollo e insalubridad.
Sin embargo, los Estados Unidos continúan empecinados en profundizar los conflictos armados y en llevar la guerra a todos los rincones del planeta, invirtiendo cantidades astronómicas de dinero en la muerte y destrucción. Escandaloso y vergonzoso el comportamiento de un gobierno, que se jacta de ser el paladín y representante de los más altos valores ético-morales de la especie humana.

El capitalismo se encuentra sumergido en la peor de sus crisis desde 1929. Ésta se expresa de forma multifactorial: problemas medio ambientales, guerras de expansión en zonas ricas en materia prima no renovable, hambruna mundial, recesión y choque financiero. Se trata pues, de una crisis estructural del sistema, el cual ha demostrado su incapacidad por resolver los problemas existenciales de la humanidad.

Si las causas profundas del hambre son de orden político-económico, ¿por qué no entonces impulsar y desarrollar medidas políticas económicas correctas y bien pensadas?
¿Por qué no mejor aniquilar el analfabetismo en el mundo, en lugar de seres humanos?

Mientras tanto, las pateras y las balsas continuarán flotando por los siete mares con sus tripulantes a bordo, en busca del vellocino de oro, que jamás lo encontraran, pues sólo es un espejismo...

Roberto Herrera 30.08.2010

viernes, 27 de agosto de 2010

Todo lo que hay en el grano de maíz de José Martí

El 19 de Noviembre de 2009, se dio a conocer la noticia, que científicos norteamericanos habían logrado descifrar el genoma del maíz. Los expertos en genética de diferentes centros de investigación, que participaron en el proyecto, dirigido por la Universidad Washington en St-Louis (Misuri/USA, identificaron los 32.000 genes de los diez cromosomas que forman el genoma del maíz, que es, dicho sea de paso, el más grande entre las plantas. En comparación, el genoma humano cuenta con 20.000 genes repartidos en 23 cromosomas, que son los soportes de la información genética.

El código genético del maíz es colosal con 2.300 millones de bases de ADN, su tamaño se acerca al del hombre, que tiene 2.900 millones. Pienso en el Popol Vuh, en los Hombres de Maíz de Miguel Ángel Asturias y en José Martí, el apóstol cubano.

La declaración universal de los derechos humanos reza en su artículo I así: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Si somos iguales por la sencilla razón, que pertenecemos a una misma especie. Todos somos el resultado de la división celular somática en 23 pares de cromosomas (filamentos condensados de ácido desoxirribonucleico). 22 autosomas (cromosomas no sexuales) y un par de cromosomas sexuales (dos X en el caso de las mujeres y un cromosoma X y un Y en el caso de los varones).

Si los seres humanos somos iguales, debido a que nuestras células están compuestas de aminoácidos, enzimas, biomoléculas como el carbono, nitrógeno, oxígeno y nitrógeno y somos capaces por procesos metabólicos, de crecer y reproducirnos.
Si somos iguales al nacer y al morir, como las amebas y los bonobos; ¿por qué nos empeñamos pues, en encontrar diferencias tipológicas en el ser humano?


José Martí escribió en 1893, siete años después de haber sido abolida la esclavitud en Cuba, en su ensayo “Mi raza” lo siguiente:”…el hombre no tiene ningún derecho especial porque pertenezca a una raza u otra; dígase hombre, y ya se dicen todos los derechos…”

¿Cuál es entonces la diferencia entre un blanco y un negro? ¿Entre un catire y un mestizo?

El hallazgo del “código secreto del maíz”, aparte del interés científico y de las consecuencias, que tal descubrimiento pueda originar, pone en evidencia una vez más, que el homo sapiens no es nada especial en la naturaleza y que por lo tanto, toda la gloria de la humanidad cabe en un grano de maíz.
La manipulación genética del maíz, el famoso maíz transgenético, que tanto daño está causando a los pueblos de Mesoamérica, es solamente una luz de alarma para el futuro cercano.

Si ya se manipula el genoma del maíz, que es la base y sustento de la existencia de millones de seres humanos, por intereses netamente comerciales, cabe preguntarse:

¿Hasta qué límites podrá la ciencia manipular el genoma humano?

Roberto Herrera 26.08.2010

lunes, 23 de agosto de 2010

KAGAME EN RUANDA

„Cría cuervos y te sacaran los ojos“

Conocido es en el mundo el modus operandi de los servicios de inteligencia y del Pentágono, cuando se trata de influenciar, directamente o indirectamente, en la política interior del resto de los países, independientemente, si se trata de gobiernos amigos o enemigos.

Algunas veces recurren a la infiltración de agentes secretos, al cuerpo diplomático, al soborno, en fin, son tantas las posibilidades, que las novelas de John le Carré muchas veces parecen cuentos para hacer dormir a la generación infantil moderna.

Cada vez que han necesitado un “bandido malo” lo inventan o lo forman, todo depende de la coyuntura política actual. Esta forma silenciosa de hacer la guerra, popularizada y comercializada por la industria cinematográfica de Hollywood, tuvo su auge durante el conflicto Este-Oeste, que caracterizó la guerra fría. Lo cual no significa, de ninguna manera, que haya pasado de moda o que ocupe un lugar secundario o menos importante en la política exterior del gobierno de turno de los Estados Unidos, por el contrario, el servicio secreto sigue siendo parte integral del concepto global de defensa de sus intereses a escala mundial y nacional, que depende directamente del Departamento de Servicio de Seguridad Nacional.

Sin embargo, las academias militares, como la Escuela de las Américas, nombre con el que se conocía antiguamente el Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en Seguridad, dependen directamente del Ministerio de Defensa.

Son instituciones encargadas de la formación militar, una especie de postgrado, de la élite castrense en Latinoamérica. Allí se formaron chafarotes de la talla de Roberto D’aubuisson, salvadoreño, responsable directo del asesinato de Monseñor Arnulfo Romero, Manuel Contreras, chileno, responsable de la DINA y condenado a prisión por múltiples delitos de lesa humanidad, Manuel Noriega, panameño, acusado de narcotráfico y condenado a la cárcel en los Estados Unidos; actualmente enfrenta un proceso en Francia.

Muchos militares latinoamericanos, de dudosa reputación, se han “instruido” en dichos centros culturales. A tal grado, a decir del senador demócrata Martin Meehan por el Estado de Massachusetts, que: «Si la Escuela de las Américas decidiera celebrar una reunión de ex alumnos, reuniría algunos de los más infames e indeseables matones y malhechores del hemisferio».

La presencia militar de los Estados Unidos, así como su influencia directa en los asuntos internos de los países africanos, es menor, si se compara con América Latina. Obviamente África ha sido históricamente, el “patio trasero” de los Europeos, principalmente del Reino Unido y de Francia.

No obstante, su radio de acción se amplía cada vez más. Paul Kagame, el Presidente recién re-electo de Ruanda es un ejemplo. Militar que cursó estudios en la escuela militar de Fort Leavenworth, Kansas y que desde 16 años gobierna ese pequeño país africano. Apoyado y alabado por las instituciones financieras, como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, Kagame gozó de la simpatía de los europeos y norteamericanos hasta hace poco. Sin embargo, las críticas hacia su gobierno y su forma de gobernar, han aumentado en los últimos tiempos.

Kagame ha expresado públicamente, que no quiere más consejos de los extranjeros…occidentales!

Resulta que el gobierno de los Estados Unidos en su paranoico afán de controlar el mundo, forma, instruye y adoctrina a las élites militares del tercer mundo. Allí, en sus escuelas y academias, los candidatos a dictadores o presidentes, son alimentados durante meses o años de conceptos político-militares antipopulares y serviles a los intereses del gobierno de los Estados Unidos. Ya sea en Fort Benning, Fort Bragg o Fort Leavenworth.

Como si de un laboratorio del doctor Víctor Frankenstein se tratara, muchas de estas criaturas se “escapan de su creador” y vagan por el mundo, a la libre, haciendo daño a diestra y siniestra, incluso a sus propios maestros.

Muchas veces, toda la ideología imperialista masticada y digerida en los institutos de instrucción, se transforma en una indigestión estomacal y en cólicos de tripa, cuyo alivio y saneamiento sólo se obtiene con una buena evacuación.

Paul Kagame, en Ruanda, podría ser un ejemplo…

Roberto Herrera 23.08.2010

viernes, 20 de agosto de 2010

PATOLOGÍA DE UN IMPERIO

Todos los imperios son octópodos gigantes de tentáculos asfixiantes y cerebros de cocodrilo. Tesis.

La gran familia biológica a la que pertenecemos todas las especies, que habitamos el planeta tierra, filogenéticamente tienen un tronco común, que data de millones de millones de años. En la historia de la evolución de nuestro mundo, que ha quedado escrita en las capas de la tierra y en las rocas, se pueden leer algunos capítulos del cuento maravilloso, que es el origen del Homo Sapiens y su desarrollo cultural, producto de la evolución de su cerebro.
Los primeros mamíferos aparecieron, más o menos, en el mismo periodo que los dinosaurios, que por su gran tamaño y poderío, dominaron las sabanas, bosques, tundras y montañas; una flora bastante parecida a la de hoy en día. Eran los amos de la tierra. Nuestros antepasados, pequeños e insignificantes mamíferos, vivían a la sombra y bajo el peligro constante de las saurias bestias durante más de cien millones de años. En el periodo cretáceo los grandes le sacaban la cresta a los chicos.

Sucedió entonces, que hace aproximadamente 65 millones de año, los dinosaurios se extinguieron todos. Y los mamíferos heredaron el planeta; pero no fueron ellos los únicos que sobrevivieron a la hecatombe, que terminara con los saurios gigantes. También siguieron viviendo las serpientes, las salamandras, los peces, los insectos y los cocodrilos…!

Libres del peligro y la voracidad de los dinosaurios, los mamíferos evolucionaron, por falta de competencia; rápidamente fueron poblando los más recónditos rincones de la tierra. Si la especie humana evolucionó, tal como somos ahora, ontogénicamente diferentes a una rata, es debido a la extinción de los saurios gigantes.

Los cocodrilos, parientes cercanos de los arcosaurios, tienen un cerebro de las dimensiones del dedo pulgar de un humano adulto, lo cual significa, que la morfología de la masa cerebral es simple y primitiva. Al carecer de centros neuronales superiores, como el sistema límbico, base de las emociones y la memoria, o capas corticales especializadas, los cocodrilos están condenados a reaccionar instintivamente a cualquier impulso del exterior con agresividad y rapidez. Por está razón, el lector jamás vera en su vida un cocodrilo bailando rock and roll en el cirque du solei o llorando a la orilla de una ciénaga. Éstos reptiles son puro instinto agresivo.

La explotación del hombre por el hombre, se vuelve más brutal que la ley de la selva, cuando éste en su afán de poseer más y más, se convierte en un gigante depredador imperialista.

La doctrina militar del imperio, en general, se puede resumir en tres aspectos fundamentales: 1. Protección contra posible ataque enemigo, 2.Explotación de recursos naturales y 3. Demostración de poder.

Sin embargo, el comportamiento del imperialismo norteamericano, en particular, está regido por otras razones más, que junto a las ya mencionadas explican la proliferación de las bases militares o tentáculos en todo el mundo. Los Estados Unidos de Norteamérica están convencidos que la Divina Providencia les ha encomendado la misión sagrada de colonizar la tierra e imponer al mundo su cosmovisión por la fuerza de las armas. Basado en ese supuesto infundido destino manifiesto, se rige la política del Pentágono y el Departamento de Estado de la Casa Blanca.

¿Cuántas bases militares están repartidas en el mundo? El número exacto jamás lo sabremos, y aunque podría desconfiarse de los datos oficiales publicados por el ministerio de defensa de los Estados Unidos publicada en Septiembre del 2001, al menos sirven para orientarnos un poco e imaginarnos, a grosso modo, las dimensiones gigantescas de la expansión militar norteamericana. Hasta esa fecha, existían en el mundo alrededor de 725 bases militares repartidas en 38 países con un total aproximado de más de 254000 militares activos y un presupuesto anual de alrededor de 390 mil millones de dólares norteamericanos. Es de suponer, que a raíz del atentado a las torres gemelas el 11 de septiembre del 2001, el número de activos militares y bases militares, así como el presupuesto para gastos militares, aumentó considerablemente. El Presidente Obama ha solicitado al congreso para el año próximo un presupuesto de más de 700 mil millones de dólares.

Y mientras tanto, los tentáculos del gigante con cerebro de cocodrilo, continúan succionado la sangre de los países más pobres del planeta. Los Estados Unidos y sus aliados invierten más en la guerra que en la paz, sin importarles un bledo que:

• 24.000 personas mueren al día por hambre.
• Más de 1.000 millones de personas viven actualmente en la pobreza extrema (menos de un dólar al día). El 70% son mujeres.
• Más de 1.800 millones de seres humanos no tienen acceso a agua potable.
• 1.000 millones carecen de vivienda estimable.
• 840 millones de personas mal nutridas.
• 200 millones son niños menores de cinco años.
• 2.000 millones de personas padecen anemia por falta de hierro
• 880 millones de personas no tienen acceso a servicios básicos de salud.
• 2.000 millones de personas carecen de acceso a medicamentos esenciales.

Los fundadores de la nación norteamericana en su declaración histórica del 4 de julio de 1776 expresaron:”… Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se vuelva destructora de estos principios, el pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad…”

Cinco grandes de la historia de los Estados Unidos de Norteamérica acuñaron con su puño y letra los principios de Libertad, Fraternidad e Igualdad en un pergamino de papel, que las futuras generaciones de políticos dirigentes fueron olvidando con el correr del tiempo.
Ellos fueron: John Hancock, Thomas Jefferson, John Adams, Edward Rutledge y Benjamín Franklin

Si volvieran a nacer éstos próceres, se morirían de vergüenza….


Roberto Herrera 20.08.2010

jueves, 19 de agosto de 2010

DE GUANACOS Y PINGÜINOS

“…Los estudiantes chilenos y latinoamericanos se tomaron de las manos matatiretirundín. En este hermoso jardín a momios y dinosaurios los jóvenes revolucionaurios han dicho basta por fin.¡Basta!
…Que viene el guanaco y detrás los pacos, la bomba adelante la paralizante también la purgante, y la hilarante. ¡Ay qué son cargantes estos vigilantes!...”


Así les cantaba Víctor Jara a los estudiantes chilenos, en su „Movil Oil Special” de principios de los años setenta.

Los estudiantes chilenos están nuevamente en las barricadas exigiendo fin al proyecto privatizador de la educación que lleva adelante el Ministerio de Educación. Miles de estudiantes de enseñanza media, escolares y universitarios protestan en las alamedas de Santiago contra la Ley General de Educación (LGE), aprobada en el año 2007 durante la legislación de Michelle Bachelet. Con la derogación de dicha ley, se sustituyó Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE) de 1990 dictada por la junta militar presidida por el General Augusto Pinochet. La sustitución del termino “Enseñanza” por el de “Educación” no es arbitrario ni fortuito en la nueva ley. Más bien era una necesidad imperiosa, ya que efectivamente la derogación en 1990 de la LOCE representó un retroceso en la historia de Chile, puesto que ya en 1920 se había sustituido el concepto de “instrucción” por “educación”.

A pesar que los conceptos de “Instrucción/Enseñanza” están asociados con procesos mecánicos de aprendizaje que se estilan en cuarteles y academias militares, la normativa de ley pinochetista estuvo vigente durante 17 largos años de gobiernos de la Concertación.

Las imágenes actuales recuerdan las grandes protestas del 2006 durante el periodo de Michelle Bachelet. La “revolución pingüina”, como se conoció popularmente al movimiento de protesta, debido a los colores del uniforme de los estudiantes de secundaria, ha sido uno de las luchas estudiantiles más grandes de la historia de Chile. También en su momento los “pingüinos” fueron rechazados con los chorros de agua a presión de los tanques cisternas, conocidos en Chile como “Guanacos”, y los pacos hicieron lo suyo. Incluso hubo voces políticas y gubernamentales, que desaprobaron la protesta estudiantil, arguyendo planes desestabilizadores en contra del gobierno. Se trataba de pirómanos de antaño convertidos en la actualidad en bomberos.

Los estudiantes han protagonizado en las últimas semanas ocupaciones de colegios y marchas en varias ciudades del país y han manifestado su decisión de seguir luchando hasta alcanzar sus reivindicaciones. Difícil será determinar quien pega más fuerte o con más saña, si los pacos piñeristas o los concertacionistas.

En cualquier caso, las protestas estudiantiles y de los mapuche, de ayer y de hoy, son expresiones de un mismo fenómeno: la banca rota del modelo neoliberal de desarrollo en Chile y su andamiaje jurídico-legislativo pinochetista.

¡…vendrán más protestas… más guanacos…y detrás los pacos…como en la canción de Víctor…!

Roberto Herrera 19.08.2010

martes, 17 de agosto de 2010

LENIN Y LENNON: Los problemas de la guerra, de la revolución y de la paz

En agosto de 1917 una agitada y pobre Rusia zarista se estremecía entre conatos de sublevación obrero-campesina y un partido comunista que discutía con voces Bolcheviques, por un lado, y Mencheviques por el otro, la insurrección armada.

Los comunistas celebraron en Petrogrado el VI Congreso del partido, en la absoluta clandestinidad, y en circunstancias muy difíciles para los revolucionarios rusos, momentos aquellos, donde se desarrollaba una encarnizada lucha ideológica por parte de la prensa burguesa y pequeño burguesa en contra de los comunistas. El gran ausente en el Congreso fue Lenin, quien por motivos de seguridad no pudo participar en él.

La Revolución de Octubre estalló en un momento histórico en que las grandes potencias occidentales se enfrentaban unas con otras por alcanzar el dominio geo-político en el mundo y las contradicciones antagónicas en el seno de la Revolución Democrática Burguesa, que en febrero del mismo año había derrocado al imperio zarista, contribuyeron a evitar la intervención directa, en esos días de los Estados amigos del Gobierno Provisional en los asuntos internos de Rusia. La dualidad de poderes, entre el Soviet de diputados obreros y soldados liderado por Lenin y el Gobierno Provisional que representaba los intereses de la burguesía y los grandes terratenientes, hacía inviable la revolución de Febrero.

El 10 de octubre de 1917, una semana antes de la toma del poder, se celebró la histórica sesión del Comité Central del Partido Comunista (b), en la que se acordó dar comienzo a la insurrección armada pocos días después. Las condiciones político-militares a nivel nacional como internacional estaban dadas y la acumulación de fuerzas revolucionarias desplegadas ponía la orden del día la insurrección armada. El 17 de Octubre triunfa la revolución bolchevique liderada por Lenin, Trotski, Stalin, Molotov y otros, quedó estampada en la historia como una guerra de liberación, revolucionaria y justa.

El 18 de agosto de 1960, es el inicio de otra revolución, que conmovería el mundo entero. El grupo musical británico conocido como los Beatles, da su primer concierto oficial en la ciudad de Hamburgo/Alemania, con la agrupación que a la postre se haría tan famosa: Lennon, Paul, George y Ringo

“…tu dices que quieres hacer la revolución, bien tu sabes, que todos queremos cambiar el mundo…”, escribían Lennon y McCartney en 1968 en plena guerra del Viet Nam, cuando las bombas de Napalm, fosforo blanco y el agente naranja hacían estragos en la población civil de Viet Nam del Norte. En los días en que General Westmoreland se vio sorprendido por la ofensiva general de los Vietkong denominada Tết Nguyên Đán (fiesta del primer día del año vietnamita) que obligó a sus tropas a replegarse, y en algunos casos en desbandada.

Pero ni las canciones pacificas de los Beatles ni las apelaciones de Bob Dylan lograron apaciguar los impulsos bélicos de la administración norteamericana. Tanto Johnson como Nixon, quienes prometieron en sus campañas electoreras terminar con la guerra, una vez elegidos intensificaron la guerra y a la paloma de la paz la metieron en una jaula de oro. Al final de la guerra de Viet Nam, habían muerto alrededor de más de 3.6 millones de seres humanos, sin contar los heridos, lisiados y desaparecidos en acción. La guerra contra el pueblo de Viet Nam es el paradigma de una guerra imperialista, injusta y criminal.

Ciertamente un argumento irrebatible en pro de la paz.

Pero imaginémonos, como lo hizo un día Lennon, un mundo donde no haya fronteras ni muros ni ríos que cruzar para evadir la muerte disfrazada de miseria y hambre; un mundo donde no haya países que invadan y hagan la guerra a destajo; un mundo donde la única ideología sea el amor por la humanidad; un mundo donde no haya divisiones de clase, sexo, color de piel; un mundo donde reine la paz y no la ley del más fuerte; imaginémonos ese mundo y preguntémonos:

¿Quién impide el sueño de John?

Roberto Herrera 17.08.2010

domingo, 15 de agosto de 2010

¿SABÍA USTED PORQUÉ ADOLFO HITLER ADEMÁS ERA SENO-FOBO?

Entre los expertos en la materia no cabe la menor duda, que Adolfo Hitler, austríaco de nacimiento y prusiano por elección, padecía de una profunda e incurable patología síquica: ¡complejo de inferioridad, crónico y agudo!

Su infancia estuvo plagada de infelices entuertos, que cercenaron paulatinamente su débil ego. No tuvo amigos, ni tampoco jugó a las escondidas ni nadie lo invitó a almorzar en casa. La única amistad, que a decir de sus biógrafos fue duradera y lo acompañó hasta en sus últimos aciagos días en el Bunker fue su perra pastor alemán. El canino se llamaba “Rubiecita” y su mujer Braun (Café).

Tampoco se destacó en la escuela y en su libreta de notas jamás quedó estampado un: “excelente” o “vamos bien Adolfito” o “te felicito Fito por tu composición”. Adolfo Hitler era tan mal alumno que sus compañeros de curso lo apodaron: “Atila, el rey de los Unos”

Su madre, una pobre mujer que enviudó cuando su vástago estaba entrando en la pubertad, había sido durante muchos años la “sirvienta de afuera” en una familia de acomodados judíos. Obligada por la falta de recursos económicos, su madre aceptaba agradecida la ayuda de la familia rica, que se materializaba en los pantaloncitos cortos y camisitas a cuadros que Jacobito, el hijo menor de la familia, ya no utilizaba o en los soldaditos de plomo y ositos de peluche que ya no le gustaban.

¿Qué duro habrá sido para Adolfito escuchar los constantes elogios de su madre? ¡Que Jacobito aquí, que Jacobito allá! ¡Que buen alumno es ¡ ¡Mira, aprende de él!
Adolfito no comprendía lo que sucedía en su interior, pero cada vez que escuchaba el nombre de su contrincante emocional, se le revolvían las tripas y un odio visceral hacia aquel chiquillo de tez más oscura que la suya, nariz aguileña y rizos negros le obnubilaba la mente. Su infancia pasó, pero las heridas emocionales habían dejado cicatrices abiertas y profundas.

Su juventud tampoco fue nada especial. No se le conoció chica alguna ni ninguna muchacha se interesó por él. En sus noches de hastío y soledad soñaba despierto con mujeres rubias, altas, y de ojos azules. Eran las valquirias de los Nibelungos las que despertaban en él un deseo carnal que no podía satisfacer por razones morales. En el fondo, Adolfo tenía miedo a las mujeres opulentas y sensuales, por eso era casto y jamás se masturbó. El estudio no era su fuerte y el colegio lo tenía tan cabreado, que un día de tantos decidió abandonar la escuela, a pesar de los ruegos y suplicas de su madre. Ella lo único que deseaba era el bien para su muchacho y en sus imploraciones no perdía la ocasión de mencionar al mentado Jacobo, a guisa de ejemplo de como se construye el futuro. Su madre sin saberlo y sin pretenderlo había contribuido a acelerar la decisión de Adolfo de abandonar el colegio. Vagabundeó a su regalado gusto y no aprendió oficio alguno. El servicio militar lo asediaba y lo menos que quería era ingresar a las filas del ejército austriaco, así que izó anclas y se dirigió, ni corto ni perezoso, rumbo a Bavaria.

Tiempos de guerra se respiraban y el emperador Guillermo II necesitaba súbditos fieles y soldados para las futuras batallas que se avecinaban. Su permiso de residencia estaba por caducar y regresar deportado a Austria significaba prisión por deserción. Así que Adolfo se presentó como voluntario al Regimiento de Infantería de la Reserva, el 16 de agosto de 1914, pensando que la Reserva, como su nombre lo dice, se incorporaría a la guerra después del ejército regular. Cuál sería su sorpresa que de inmediato fue trasladado al frente de guerra. Ahora tenía la oportunidad de jugar a la guerra de verdad, no con los soldaditos de plomo de Jacobito de antaño. Le tomó el gusto al jueguito de la guerra. La pólvora y los cañones marcaron desde entonces el destino de Adolfo. Terminó la guerra con el rango de Cabo Primero y con varias condecoraciones.

Era la primera vez que Adolfo acariciaba en silencio su tan maltratado ego. La autoestima creció exponencialmente, al menos externamente, y se dedicó hacer carrera política.

Por dubios motivos Hitler perdió la nacionalidad austriaca, y deambuló entonces, en calidad de apátrida, por la gran Germania, agitando y gritando consignas nacionalistas y antijudías. Albert Grzesinski, político prusiano, a la sazón Ministro del Interior en 1932 del Estado Prusiano, en un discurso público acusa a Hitler de ser un “extranjero” que se inmiscuye en los asuntos internos del Estado y solicita su extradición. Pero Adolfo ya era para entonces un político consumado, astuto y peligroso. Semanas más tarde recibe la documentación que lo acredita como nacionalizado alemán. Grzesinski, que no era tonto ni leso, temiendo represalias abandonó meses más tarde las tenebrosas aguas de la nueva Alemania en ciernes.

El resto es historia conocida.

¿Superó entonces Adolfo Hitler su complejo de inferioridad y sus miedos una vez llegado al poder?

Pues no, nunca los superó, como tampoco olvidó a Jacobito.

No se sabe a ciencia cierta en que momento de su vida Adolfo Hitler se enteró que su padre Alois Hitler era el tío de Klara, su madre. Los lazos de consanguinidad existentes convertían a su padre, en su tío-abuelo y su madre, en su tía. Pero hay razones para suponer que fue muy pronto, ya que él procuró siempre mantener su origen tras un halo misterioso. ¿Qué habrán pensado Adolfo Hitler y José Goebbels, el uno del otro, en los momentos aquellos de glorificación de la raza aria? ¿A lo mejor en sus éxtasis racistas, ambos estilaban sendas prendas de vestir de origen indo-germánico conocidas como Burkas?

La relación estrecha con su madre, contradictoria y complicada, la sublimación de la mujer deseada y un incestuoso impulso reprimido, que tuvieron su expresión artística en los cuadros desnudos que Adolfo Hitler pintara de su sobrina Angélica, apodada Geli, de quien estuviera perdidamente enamorado y quien a la postre se suicidara disparándose un tiro en el pecho, pudieron haber sido la fuente etiológica síquico-emocional de su desorden mental.
Adolfo Hitler fue destetado prematuramente. Su deseo lactante no saciado se transformó en rechazo, en el miedo irracional a lo extraño, en este caso el seno de mujer.

Hitler además de ser xenófobo, padecía de seno-fobia!


Roberto Herrera 15.08.2010

viernes, 13 de agosto de 2010

CARTA ABIERTA AL COMANDANTE EN JEFE DE LA REVOLUCION CUBANA EN SU CUMPLEAÑOS

Querido Fidel, ¡feliz cumpleaños!

¿Qué se le puede regalar a un hombre que le ha dado tanto al mundo? Dialécticamente hablando, de todo un pelín…

Sabemos que no le interesan honores ni glorias, porque son tan vacuos y efímeros tales conceptos que bien pueden caber en un grano de maíz, como lo dijera el apóstol de la revolución un día, y aún así habría espacio suficiente para rellenarlo con la avaricia, la codicia, la envidia y la traición. Sin embargo existe una cualidad humana que no cabe en un grano de cereal…

Se trata del amor por la humanidad, la justicia social y la emancipación integral del ser humano…y su amor por la humanidad es tan grande que aunque el grano de maíz fuera el doble que el sol y alfa centauro juntos, no podría su amor por el hombre caber en él. ¡Se quedaría chiquito el sol! No exagero, allí están las huellas imborrables de su paso por la historia…

Desde temprana edad mi padre, un proletario rudo y trabajador, me enseñó, mostrándome las viejas fotos de las Bohemias que el guardaba como su más valioso tesoro, que habían hombres de verdad en la Cuba batistiana. Y allí estaba Ud., barbudo, altivo, desafiando la historia junto al Che, Camilo, Raúl, Almeida…cumplí los nueve con el triunfo de la revolución…y Ud. sin saberlo Comandante, me hizo el mejor regalo de cumpleaños!

Ud. Comandante me ha regalado más de lo que yo pueda darle. Fue Usted, Comandante quien, sin saber de mi existencia y de mi hastío por la derrota parcial sufrida a finales de los años ochenta, aquel día 17 de noviembre del 2005, escuchando vía satélite su discurso en el Aula Magna de la Universidad de la Habana, me dijo: vamos chico, levántate y camina. Entonces resucité entre los muertos y aquí estoy en la trinchera…de pie…

Pensando en Usted, su pueblo, en Jorge, mi padre y Alejandro, mi suegro y muchos miles más escribí éstos versos en el 2007 dedicados a Usted. Éste es mi regalo de cumpleaños…Fidel!

ODA A LOS INTRANSIGENTES DEL MUNDO

…si cuando digo que sigo creyendo en el Manifiesto Comunista porc radical me censuras, pues bien, ¡soy radical !

…cuando no me olvido de Marx, Engels, Lenin, Gramsci, Mariátegui y otros cuántos, por radical me criticas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando no creo en sotanas ni en santos milagrosos y te comento que la dialéctica materialista engendra preguntas y respuestas, de radical me bautizas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando no reniego de mi pasado y la boina calada al estilo del Che el corazón me abriga, de radical me imputas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando digo que las revoluciones me gustan rojas, así como el vino, de radical me tachas. Pues bien, ¡soy radical !

…cuando defiendo a capa y espada la Revolución Cubana, su dignidad y valentía, su internacionalismo por radical me reprendes. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando a Fidel no lo llamo dictador, sino Comandante en Jefe, Caballo o Compañero de radical me condenas. Pues bien, ¡soy radical !

…cuando un “Rabo de Nube”, un “Yo pisaré las calles nuevamente” el alma me desgarran y como un niño lloro, de radical me reprochas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando no pacto con el capital, ni vendo mi alma al diablo ni el vellocino de oro venero, de radical me titulas. Pues bien, ¡soy radical !

…cuando recelo de la CNN, BBC o el País y de la verborrea mediática de demócratas y republicanos de radical me señalas. Pues bien, ¡soy radical !

…cuando recuerdo cada día después del golpe militar, cada hora de aflicción, cada minuto de espera, cada segundo de terror, de radical me apellidas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando pienso en el exilio, en los prisioneros de guerra, en los desaparecidos, en el toque de queda como si el ayer fuera ahora, de radical me juzgas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando no perdono al torturador del amigo, del compañero, del hermano, de mujeres y niños de radical me tildas. Pues bien, ¡soy radical

…cuando no olvido los muertos, ni a sus verdugos, ni la causa porque murieron, de radical me apodas. Pues bien, ¡soy radical !

…cuando reniego de la moderna Patria con sus Malls, McDonalds, Pop Corn y Coca Cola de radical me increpas. Pues bien, ¡soy radical !

…cuando critico el neoliberalismo y la privatización en Chile, y las tasas de crecimiento no obnubilan mi pensamiento, de radical me valoras. Pues bien, soy radical !

…cuando desconfío de la privatización de la salud pública, la educación, los fondos de seguridad social y los recursos naturales, de radical me achacas. Pues bien, soy radical !

…cuando rechazo el camino euro-norteamericano de desarrollo, cuando me rio de los “buenos consejos” del FMI, el Banco Mundial , OMC y la escuela de Chicago, de radical me inculpas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando recelo de los Tratados de Libre Comercio, reformas monetarias y retribuciones fiscales que auspicia el Imperio, por radical me reprimes. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando afirmo que el rumbo neoliberal nos conduce al holocausto social y que el sueño socialista vigente aún esta, de radical me atacas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando dudo en los gobiernos de “centro-izquierda” administradores del modelo económico pinochetista, cuando no confío en la izquierda “seria y racional”, por radical me repruebas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando acuso a Garreton, a Joschka Fischer, Felípe González, Gerhard Schroeder de oportunismo político, de radical me calificas. Pues bien, ¡soy radical

…cuando no acepto que el Canciller Insulza interfiera en la extradición del senil Pinochet, permitiéndole escabullirse de la Justicia de Garzón por radical me penalizas. Pues bien, ¡soy radical !

…cuando no concibo que aquel demócrata cristiano que confabuló contra el Presidente Allende, hoy gobierne en Chile, por radical me acometes. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando pido castigo para los asesinos, torturadores y vende-patrias, de radical me évaluas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando no celebro monumento alguno a los caídos en combate, mientras los culpables sin castigo ríen, de radical me sentencias. Pues bien, ¡soy radical !

…cuando no tolero que al pueblo Mapuche lo despojen de su tierra en aras de lo moderno, de radical me amonestas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando condeno el bloqueo imperialista a Cuba con sus sabotajes y atentados terroristas, de radical me calificas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando creo en la “batalla de ideas” de que nos habla Fidel y del peligro ideológico subliminal que la propaganda capitalista encierra, por radical me riñes. Pues bien, ¡soy radical!

…si porque continuo aquí, atrincherado, disparando razones, defendiendo principios, soñando futuros de leche y miel, de libertad plena y desarrollo integral, de igualdad y justicia social, de amor y solidaridad de radical e intransigente me condenas…no me importa, pues eso es precisamente lo quiero ser: Fiel a mis raíces…seguidor de la huella del Che, Camilo, Allende y de los miles de anónimos caídos en la lucha por el comunismo ! Roberto Herrera/2007


Roberto Herrera 13 de agosto de 2010

jueves, 12 de agosto de 2010

DEL ORIGEN DE LAS GUERRAS, DE GUERRAS IMPERIALISTAS Y DE LIBERACION NACIONAL

Trasladémonos a la prehistoria en un viaje imaginario e hipotético 50,000 años atrás. En algún lugar del centro de Europa, digamos en el valle del rio Düssel / Alemania, existe una aldea habitada por una tribu de Neandertales. Más al sur, en las cercanías del rio Rin, vive una tribu de Homo Sapiens “recién” llegados del África por la ruta del Asia menor. Vamos a suponer de manera arbitraria que los emigrantes africanos dominaban el fuego. La noticia no tardó en llegar a oídos de los Neandertales, que hasta ese entonces consideraban el fuego como algo divino y por lo tanto no hacían uso de él. Comían la carne cruda y en la época de invierno muchos morían de frio.

Un día se reunieron en una cueva y entre gritos exaltados y saltos que hacían recordar a sus antepasados, tomaron la decisión de adueñarse del fuego en poder de los Homo Sapiens. Así que, conducidos por el jefe, un Neandertal peludo y fortachón, pusieron pie en polvorosa, armados con palos, hachas, cuchillos y lanzas de ónice. Después de muchas lunas de marcha llegaron al objetivo. Los Homo Sapiens ignorantes de lo que el destino manifiesto les tenía preparado, continuaron despreocupados saltando alrededor del fogón. Ocultos en la oscuridad de la noche los Neandertales esperaban la señal de ataque de su jefe. El momento sorpresa estaba dado y a la orden de ataque, se lanzaron con todo el instrumental bélico y con furia vencieron a los Homo Sapiens. Muchos de nuestros antepasados africanos murieron atravesados por las lanzas, o cercenados por los cuchillos o descuartizados por las hachas. Unos pocos Homo Sapiens lograron replegarse y salvarse.

Los conquistadores del fuego gritaban eufóricos y embriagados por el botín de guerra. Victoria pírrica de los primitivos guerreros, ya que en la retirada muchos perdieron la vida a causa de las inclemencias del tiempo y o fueron presas de las numerosas fieras salvajes, que en aquellos días merodeaban las praderas y llanos europeos en busca de alimentos. Los Neandertales estaban más preocupados por el fuego que de salvar sus vidas. La larga marcha de regreso dificultó la logística y avituallamiento, y con tan mala suerte, que una feroz e inusitada tormenta subtropical apagó de un tirón todas las antorchas. Como no sabían hacer fuego, lo único que tenían del botín de guerra al llegar a su aldea, eran puros restos chamuscados. El que pagó el fracaso de la misión militar fue el jefe militar, quien de un certero hachazo fue decapitado ipso facto. Así pudieron haber comenzado las guerras y los juicios sumarios.

¿Qué hubiera pasado, si en vez de palos, patadas y combos los Neandertales hubieran visitado a sus congéneres con tres enormes ciervos como regalo? ¿Por qué desaparecieron los Neandertales? ¿Murieron tal vez de frio en la época del hielo? ¿Contraatacaron los Homo Sapiens y los descuartizaron a todos? ¿Por otras razones? Probablemente nunca lo sabremos.

En todo caso, la pregunta sigue siendo la misma desde aquellos años primitivos: ¿Qué tenemos que hacer? Y ¿Cómo lo tenemos que hacer? ¡Moral y Ética!

Obviamente el comportamiento más primitivo del ser humano es hacer la guerra. El instinto animal de conservación que guarda el ser humano en su código genético, es la razón filogénica de nuestro comportamiento agresivo y temeroso de cara a lo desconocido.

¡Pero ojo! La capacidad de defenderse frente a una agresión externa requiere, por otra parte, de una buena porción de agresividad, pues de lo contrario la conservación de la integridad física individual y por ende del colectivo estaría en peligro.

La Moral es un conjunto de reglas y costumbres aprendidas por el hombre de manera explícita e implícita en la sociedad y, por lo tanto es producto de la evolución social de la especie humana, además por ser también la moral un proceso de aprendizaje emocional, es el sistema límbico del cerebro el encargado de la elaboración y asimilación de éstas experiencias. Precisamente aquellos centros neuronales donde se generan sentimientos como la empatía, fuente de la solidaridad.

Este conjunto de valores emocionales y costumbres sociales reflejados en el concepto de “MORAL” es característico de la especie humana. En el reino animal no existe ni la Moral ni la Ética ni tampoco las guerras.

Entonces, si tenemos valores morales y éticos ¿por qué vivimos en guerras desde siglos?

Desde el punto de vista clásico militar, Carl von Clausewitz respondería que la guerra es la continuación de la política por otros medios. Y como la política es por definición la forma social de relacionarse los hombres entre sí en la Polis, entonces por lógica formal se deduce, que las guerras son una forma más de relaciones sociales, por cierto más violentas, pero al fin al cabo, relaciones.

Lenin se refiere a la guerra (imperialista) en éstos términos: “«El imperialismo es el capitalismo llegado a un estadio de desarrollo en el que se ha afirmado la dominación de los monopolios y del capital financiero, en el que el reparto del mundo ha comenzado entre los trusts internacionales, y en el que se ha terminado el reparto de todo el territorio del globo entre los mayores países capitalistas» (hasta aquí la cita de Lenin). Debido, a que las naciones del mundo no se someten voluntariamente, es decir, por razones estrictamente políticas al dominio imperialista, entonces deberán hacerlo, de acuerdo a los valores morales y éticos imperialistas, por la fuerza delas armas. Éstas son las guerras injustas.

Fidel Castro en su histórica defensa habló del derecho que tienen los pueblos a rebelarse:”…el derecho de rebelión contra el despotismo, señores magistrados, ha sido reconocido, desde la más lejana antigüedad hasta el presente, por hombres de todas las doctrinas, de todas las ideas y todas las creencias…. ¿como justificar la presencia de Batista en el poder, al que llegó contra la voluntad del pueblo y violando por la traición y por la fuerza las leyes de la República? ¿Cómo calificar de legitimo un régimen de sangre, opresión e ignominia?

La historia demostró que la única vía para terminar con la dictadura de Fulgencio Batista fue a través de la lucha armada. La guerra de liberación nacional, sustentada en valores morales y éticos de justicia, libertad e igualdad, tuvo como escenario principal la guerra de guerrillas en la montaña. El ejército rebelde logró en pocos meses derrotar militarmente a un ejército regular mucho más fuerte y mejor armado, con apoyo de la aviación y la marina. La desmoralización del ejército y el victorioso avance de los Barbudos por todo el país provocó la huida de Batista. Ésta fue una guerra justa.

En definitiva, sí la esencia del problema de la guerra es de orden moral y ético, ¿Qué derecho moral tiene el gobierno de los Estados Unidos de intervenir militarmente en cualquier parte del mundo? ¿Es ético causar muertes y destrucción ambiental para fortalecer un sistema económico inhumano?

¿Tienen los pueblos pobres y explotados del mundo el derecho moral o no de exigirles a los países ricos justicia social? ¿Tienen que aguantar los pobres de América Latina, Asia y África hambre y miseria hasta que caigan al hoyo por inanición? ¿Tienen los pueblos o no el derecho a ser libres e independientes?

¿Cuál es la Moral y la Ética de los pueblos civilizados y desarrollados del mundo occidental?

El eslogan de la generación de John Lennon de los años sesenta de: Haz el amor y no la guerra” bien pudo haber tenido una coletilla: “Aprendamos de nuestros parientes más cercanos, los Bonobos”

Roberto Herrera 11.08.2010

miércoles, 11 de agosto de 2010

EL DANTE REDIVIVO

Habiendo llegado el Dante y Virgilio al centro del Infierno se encontraron con varias almas en pena. Percatándose Dante que la pena de éstas, diferente era a las hasta ahora vistas, curioso preguntó al Maestro: ¿Y éstas que condena sufren? No hay peor condena en el mundo que ir cargando con el peso de su conciencia-sentenció exhausto y jadeante Virgilio.

Allí estaba Judas Iscariote, famoso por su beso traicionero y por las treinta monedas de plata guardadas en una bolsa de cuero de cabra, gimiendo eternamente su desgracia. En otro rincón oscuro presentes estaban Bruto y Casio, cada uno por su lado, maldiciendo su traición.

Éste- dijo Virgilio- señalando con el índice, es peor que los otros tres. Fouché, el genio tenebroso, también pululaba en las sombras. Escurridizo como una sierpe, acechante como un águila, astuto como un zorro y traicionero como una hiena-continuo diciendo el Maestro- era una verdadera bestia de la política de pasillos y bastidores en la Francia de finales del siglo XVII y principio del XIX. Supo, como ningún otro político de su época, ganarse primero la confianza de los revolucionarios franceses que derrocaron al rey Luís XVI, después la de Napoleón Bonaparte y por último la de Luís XVIII.
Dominó tras bambalinas palaciegas un cuarto de siglo, siempre a la sombra de las leyes, intrigando, conspirando y apostando al ganador.

¿Y éste anciano con gafas oscuras quien es?- preguntó el Dante- sorprendido de encontrar a un abuelito en el centro del Infierno. Augusto Pinochet. ¡El peor de todos! –exclamó el Maestro.

La carrera política de Pinochet-continuó Virgilio su relato- quedó cimentada con los cadáveres de víctimas inocentes, desaparecidos y desterrados. Conjugó magistralmente en su persona todas las características y cualidades negativas de los que aquí deambulan por los siglos de los siglos. Es tan malo y traicionero que hasta el mismo Lucifer teme una conspiración-sentenció severo el Maestro.

Ambos, el Dante y Virgilio, apresuraron la marcha porque era preciso escapar cuanto antes de aquel lugar, tan lleno de maldad y de miseria humana.


Roberto Herrera 11.08.2010

lunes, 9 de agosto de 2010

¿OBAMA, UN NEGRO FUTURO PARA EL PLANETA?

La elección de Obama como el primer presidente negro de la primera potencia del mundo, despertó en muchos sectores políticos internacionales grandes expectativas e incluso hubo quienes pensaron en un cambio radical en la política de los Estados Unidos en relación a Cuba, Latinoamérica y el Medio Oriente. Poco tiempo duró el embeleso político, la cruda realidad imperialista borró el ensueño.

La primera mancha negra de la administración Obama ha sido el desastre petrolero en el Golfo de México, cuyas consecuencias a mediano y largo plazo en el plancton y la vida marítima son imprevisibles. La explosión de la plataforma petrolera es a nivel ecológico una de las más grandes catástrofes en la historia de la extracción del oro negro.

Todo comenzó a principios de este año, con el proyecto de levantar la veda de explotación petrolera en las costas del Golfo de México, del Atlántico y Alaska. Prohibición que desde hace más de veinte años había estado vigente. Obama aseguró, con vehemencia y excelente retorica, que la decisión había sido producto de un análisis exhaustivo de los pros y los contras. Una vez realizado el balance de costos y beneficios, llegó a la conclusión de que la perforación petrolera en las costas del Golfo de México era lo más correcto y conveniente para la economía norteamericana.

Por ironías de la vida, la famosa plataforma, colapsada el 20 de abril, llevaba el nombre de Deep Water Horizon (Horizonte de aguas profundas). Obama la “embarró”, como dice el roto chileno, con la primera gran metida de pata de su gobierno, que más que eso fue una verdadera perforación profunda de pata en las aguas del Golfo, precisamente por falta de horizonte o limite del imperio en su afán voraz de explotar los recursos no renovables del planeta. Al final hasta barro utilizaron para tapar a “Macondo”. Habrá que implorar al cielo para que los daños y prejuicios contra el medio ambiente, provocados por Macondo, no duren cien años.

Se estima que aproximadamente cerca 5,260 toneladas se vertieron diariamente en el Golfo de México debido al pozo propiedad de la British Petroleum Company (BP), según la estimación de científicos del Instituto Geológico de Estados Unidos, encargados de evaluar el desastre.

La segunda mancha de la administración Obama podría ser del color del grado de radioactividad correspondiente, si es que no logra contener los ánimos guerristas nucleares de los sectores más duros en su gobierno y aliados estratégicos, sobre todo Israel. Cosa, que dicho sea de paso, no lo deseamos. Nadie en el mundo desea ni sueña este escenario infernal.

Ojalá se imponga la razón y el sentido común en la toma de decisiones. Ojalá las vacaciones de verano en Marbella hayan servido a Obama para la meditación, reflexión, cordura y ponderación.

El Presidente de los Estados Unidos fue galardonado con el premio nobel de la paz en el 2009. Hoy tiene Obama la oportunidad de demostrar con hechos, que es realmente un mensajero de la paz.

Roberto Herrera 09.08.2010

domingo, 8 de agosto de 2010

FIDELIDAD A LA HUMANIDAD

Ayer, 7 de Agosto, sesionó de manera extraordinaria, la Asamblea Nacional del Poder Popular de la Republica Socialista de Cuba que de acuerdo con lo establecido en los artículos 69, 70 y 71 de la Constitución de la República es el órgano supremo del poder del Estado; representa y expresa la voluntad soberana de todo el pueblo y es el único órgano con potestad constituyente y legislativa en la República. Se compone de diputados elegidos por el voto libre, directo y secreto de los electores, en la proporción y según el procedimiento que determina la Ley.

De los 611 diputados que integran la Asamblea Nacional, el 43 % son mujeres, el 78 % tienen estudios universitarios y el promedio de edad es de 49 años. Allí estaban todos los delegados elegidos en las últimas elecciones para diputados del año 2008. Desde el Presidente de la Republica, General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de la Asamblea, Dr. Ricardo Alarcón de Quezada hasta una Pastora evangélica. ¡Todos! Salvo los que por fuerza mayor no pudieron estar. Atentos todos, visiblemente contentos y orgullosos de escuchar al compañero Fidel, de tenerlo físicamente allí presente.

El diputado Fidel en su calidad de representante del municipio de Santiago de Cuba, impulsor y organizador de la Batalla de Ideas y de acuerdo al artículo 16, hizo uso de la palabra. Expuso con diáfana claridad la coyuntura actual mundial, especialmente sus puntos de vista con respecto al conflicto en el Medio Oriente, los peligros de un desastre nuclear, y el reciente emplazamiento al Presidente Barack Obama y la liberación de los cinco héroes cubanos, fueron la columna vertebral de su exposición.

Fidel está alertando al mundo del peligro que corre la humanidad entera, está implorando a la razón y al sano juicio de los principales dirigentes políticos de las naciones más poderosas , el futuro de las nuevas generaciones ésta en juego.

El compañero Fidel planteó a los allí reunidos tres preguntas:

La primera, dirigida a todo el mundo, reza así: ¿Cree alguien que el poderoso imperio retrocederá en la demanda de que los mercantes (barcos) iraníes sean inspeccionados?

La segunda, planteada al pueblo cubano: ¿Cree alguien que a los Iraníes, un pueblo de milenaria cultura, mucho más relacionado con la muerte que nosotros, le faltará el valor que nosotros hemos tenido para resistir las exigencias de los Estados Unidos?

La tercera, hecha al mundo entero: ¿Tiene (¿Obama?) alguna solución para ésta contradicción?

Tomándome el derecho que me da mi condición de ciudadano del mundo, de sentirme también aludido y con el agravante de estar más cerca del área de conflicto, me atrevo a responder dos de las preguntas, la primera y la tercera pregunta.

¡No! La historia de los embargos impuestos arbitrariamente por el gobierno de los Estados Unidos, a diestra y siniestra en el mundo, es el mejor argumento.

¡Sí! El dialogo político-diplomático basado en el mutuo respeto podría ser el vehículo inteligente y adecuado para resolver ésta crisis. ¡Ojala Obama o sus asesores lleguen a éstas mismas conclusiones! ¡Ojala pueda la administración de Obama calmar los ánimos a Israel!

Así habló el diputado Fidel. Pausado, entonando con sólido timbre de voz, modulando cada consonante, para que todos lo entendieran, para que no quedara duda alguna.

Fidel, ya lo dijo el mismo en su emplazamiento a Obama, no busca honores ni gloria.

¡Toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz!

Hay que estar ciego o tener muy bajos instintos para no darse cuenta que lo que mueve al Comandante en Jefe es su gran amor y respeto por la especie humana. Fidel ha sido siempre fiel a sus principios, lo sabe su pueblo y lo sabemos todos, los que defendemos la revolución cubana a lo largo y ancho del planeta azul, nuestra querida tierra.

José Martí, apóstol de la revolución cubana dijo un día:”…Todos somos una Patria, ¡Patria es Humanidad…!”

Fidel siempre ha sido fiel a la humanidad…


Roberto Herrera 08.08.2010

jueves, 5 de agosto de 2010

¿QUÉ APRENDIÓ EL TÍO SAMUEL DE HIROSHIMA Y NAGASAKI?

Mañana, 6 de Agosto, se conmemorará en todo el mundo, la masacre de Hiroshima y tres días más tarde, la de Nagasaki. La hecatombe ocurrió a finales de la segunda guerra mundial, en un momento donde la correlación de fuerzas militares se había inclinado obviamente a favor del ejército de los Estados Unidos de Norteamérica. Las dos bombas atómicas devastaron de raíz las dos islas japonesas.

¿Qué habrá pasado por la mente del tristemente célebre Presidente Harry S Truman en aquel momento aciago de la toma de decisión?

¿Qué habrá pensado el coronel de la fuerza aérea norteamericana Paul Tibbets a bordo del B-29 Enola Gay, cuando apretó el botón y arrojó la bomba atómica Little Boy sobre la ciudad nipona de Hiroshima?

¿Se habrá imaginado el mayor del ejército del aire Charles W. Sweeney los estragos que causaría tres días más tarde cuando piloteando el bombardero Bockstar lanzara la segunda carga radioactiva Fat Man sobre la ciudad de Nagasaki?

Se estima que hacia finales de 1945, las bombas habían matado a 140.000 personas en Hiroshima y 80.000 en Nagasaki.

¿Cuál fue el verdadero motivo para utilizar armas nucleares?

Desde el punto de vista puramente táctico-estratégico militar, el bombardeo atómico en Agosto de 1945 fue una acción innecesaria, inmoral y criminal.
El Imperio Japonés estaba vencido y en el umbral de la capitulación político-militar.

Desde el punto de vista geo-político y tecnológico la detonación de las bombas sirvió para comprobar in situ la dimensión y fuerza de la explosión atómica, las consecuencias directas e indirectas de la radiación en el reino animal y vegetal, así como los estragos materiales en la infraestructura social y económica causados por la reacción nuclear en cadena provocada por la fusión de isotopos del hidrogeno. Por otra parte, la bomba atómica fue una demostración de poder de cara a la Unión Soviética.

¡Macabro, dantesco y maquiavélico escenario! Pero no es la primera vez que el gobierno norteamericano no escatima en “costos y daños colaterales”, cuando se trata de imponer por medios bélicos sus planes imperialistas.

Truman, demócrata y masón, fue el que proclamó la doctrina del mismo nombre ante el Congreso norteamericano en 1947, dos años más tarde de haber ordenado al Alto Mando Militar, la utilización de armas nucleares.

Obedeciendo los postulados y principios de la doctrina Truman, los Estados Unidos se atribuyeron el derecho universal de intervenir en cualquier lugar del planeta para salvaguardar al mundo del peligro del comunismo.

Durante los años de la guerra fría, los Estados Unidos y el mundo occidental definieron al comunismo internacional como el enemigo absoluto de la humanidad.

En aquellos años fríos, el anticomunismo recalcitrante y furibundo, se cristalizó como el instrumento ideológico por excelencia de todos los gobiernos norteamericanos y sus aliados europeos. Los libros blancos editados y publicados por las diferentes administraciones que han ocupado la Casa Blanca se sustentaban en la hipótesis de la amenaza chino-soviética en el mundo entero.

Con la desaparición fáctica de la Unión Soviética, la amenaza comunista desapareció de la agenda político-ideológica de la Casa Blanca y el Pentágono. El terrorismo internacional y el narcotráfico ocuparon su lugar.

Los trágicos sucesos del 11 de septiembre del 2001 cayeron como maná del cielo en la bandeja dorada de sus planes guerreristas. En este sentido, la doctrina Truman continua siendo parte integral del concepto estratégico político-militar de dominación imperialista norteamericano.

En sus últimas reflexiones del día 3 de Agosto, Fidel Castro Ruz emplaza al Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y lo insta a reflexionar profundamente sobre la coyuntura actual mundial.

Escribe Fidel a Obama:”….Usted debe saber que en sus manos está ofrecer a la humanidad la única posibilidad real de paz. Sólo en una ocasión podrá usted hacer uso de sus prerrogativas al dar la orden de disparar.
Es posible que después, a partir de esta traumática experiencia, se encuentren soluciones que no nos conduzcan otra vez a esta apocalíptica situación. Todos en su país, incluso sus peores adversarios de izquierda o de derecha, con seguridad se lo agradecerán, y también el pueblo de Estados Unidos, que no es en absoluto culpable de la situación creada.
Le solicito se digne a escuchar esta apelación que en nombre del pueblo de Cuba le transmito…”


¿Habrá aprendido el Presidente Obama la lección de Hiroshima y Nagasaki?


Roberto Herrera 05.08.2010

miércoles, 4 de agosto de 2010

ROSARNO Y LAS NARANJAS DE LA IRA

Rosarno es una pequeña ciudad al sur de Italia, localizada en la región de Calabria, precisamente en la mera punta de la bota italiana, y controlada por la mafia calabresa Ndràngheta, cuya influencia y radio de acción abarca los cinco continentes. Con la punta de la bota es que golpean los italianos del sur, el trasero de los emigrantes.

Ser emigrante y negro en Rosarno, es como tener garantizada la visa para recibir, en el mejor de los casos, una buena paliza por parte de las bandas de jovenzuelos especializados en perseguir y hostigar a los braceros extranjeros de las plantaciones de cítricos de los alrededores.

La vida para los trabajadores emigrantes en Rosarno, en su mayoría provenientes del continente africano, nunca ha sido fácil. Convertidos en esclavos modernos, los jornaleros africanos se ven obligados a trabajar casi 15 horas al día por un salario mísero que ronda entre los 15 y 25 Euros. Las condiciones de vivienda y servicios son deplorables. Las pocilgas donde se ven forzados a vivir hacinados como sardinas, carecen de agua corriente y luz eléctrica.

Médicos sin Frontera (MSF) en un análisis exhaustivo denunció en el año 2008 la situación infernal en que viven los emigrantes. Las condiciones de salubridad e higiene en los lugares que habitan son tan precarias que los brotes de enfermedades gastrointestinales, dermatológicas y respiratorias están a la orden del día.

Muchos de los jornaleros, casi un 70 %, son indocumentados y son reclutados por organizaciones controladas por la mafia, sobretodo en la temporada de cosecha. Los cultivos de cítricos en Rosarno recuerdan en cierta medida los naranjales de California, con la diferencia que los “mojados” latinoamericanos gozan de mejores condiciones de trabajos.

Lo de Rosarno no tiene parangón alguno en el mundo occidental. ¡Es un enclave negrero en pleno siglo XXI!

Extorsionados por la mafia y explotados por los agricultores ricos, los emigrantes viven en condiciones infrahumanas y desamparados por la ley.

La historia del racismo, xenofobia e intolerancia en Rosarno es tan vieja como el pueblo mismo. Los violentos ultrajes contra la dignidad de los emigrantes son tolerados por la mayoría de los ciudadanos. Al parecer el coraje civil es una virtud poco común en la sociedad, ya sea por miedo a la mafia o por la indiferencia de los civiles frente a estos abusos. Pocos son los Rosarninos que dan la cara por lo emigrantes.

Si en Rosarno no se han producido hasta ahora linchamientos, como los ocurridos en el delta del Mississippi en los años cincuenta, no se debe a que los sureños italianos sean más cristianos que sus congéneres americanos, sino más bien a la intervención de los cuerpos policiales.

En Rosarno no existe el Ku-Klux-Klan, con sus capuchas blancas y enormes cruces de madera; pero existe la Ndràngheta que no es lo mismo, pero es igual.

Los naranjales de Rosarno están abonados con tanto odio, maldad y racismo, que sus frutos saben amargos como la hiel.


Roberto Herrera 03.08.2010

martes, 3 de agosto de 2010

LA LUCHA DEL PUEBLO MAPUCHE

En el sur del continente americano vive un pueblo antiguamente trashumante y expoliado desde la Conquista hasta nuestros días. Los Mapuche recorrían antiguamente su territorio en busca de alimentos, libre de fronteras, que comprendía las regiones de Chile y Argentina.

El pueblo de los hombres de la tierra, la nación Mapuche, comprendía varios grupos dependiendo de la región geográfica que les servía como retaguardia estratégica. Así distinguimos entre los Mapuche de la región norte, llamados Picunches, la región sur, llamados Huilinches y los Pehuenches en la región este. Minoría étnica cuya bravura y rebeldía dificultara la Conquista de la Araucanía* , nombre otorgado por los españoles a la región donde habitaban los Mapuche. Por eso cuando los españoles hablaban de los Araucanos se referían a la nación Mapuche. La guerra por la Araucanía se prolongó desde 1546 hasta 1567. El pueblo Mapuche utilizando un concepto de guerra popular prolongada mantuvo a raya a los invasores españoles hecho que provocó fuerte dolor de cabeza a los reyes Carlos V, Felipe II, III y IV de España. Así sucesivamente y en ese orden.

Hoy, a principios del siglo XXI y después de siglos de lucha, el pueblo Mapuche sigue exigiendo de los diferentes gobiernos chilenos, el reconocimiento de su pueblo como nación, hecho que provoca prurito social en la élite de las clases dominantes y en la clase política chilena de derechas.

En la Constitución Política chilena vigente, no hay párrafo alguno donde se mencione el nombre Mapuche ni se hace alusión alguna a la existencia de minorías étnicas. Es decir que para el Estado Chileno, el pueblo Mapuche, como minoría étnica no existe. Chile es una nación conformada por todos los chilenos (incluyendo las personas que se autodenominan Mapuche) se argumenta cínicamente. Desconociendo y negando así, la existencia de la nación Mapuche, la que tiene una cultura ancestral específica, una lengua propia, el mapudungun, una idiosincrasia particular y una cosmovisión singular.

La existencia de la Ley Antiterrorista N° 18.314 impuesta el 17 de mayo de 1984 y su aplicación posterior ha significado prácticamente la criminalización de las demandas de tierra por parte de los Mapuche.

En Chile existen todavía en las cárceles de alta seguridad prisioneros políticos, a pesar de haberse realizado modificaciones en la ley antiterrorista (ley 19.027 que redefine el concepto de delito terrorista y la ley 19.806 que adecua la ley terrorista a la reforma del proceso penal).

Aunque el tema Mapuche continúe causando escozor político-social a la clase dominante, éste sigue estando a la orden del día del que hacer político.

Este día, lunes 2 de Agosto, se celebró en la ciudad de Valdivia, al sur de Chile, una marcha de protesta y de solidaridad con los prisioneros políticos mapuche que se encuentran en huelga de hambre en diferentes cárceles de Temuco, Concepción, Lebú, Angol y Valdivia.

La movilización popular tenía como objetivo principal la liberación de los presos políticos y la no aplicación de la ley antiterrorista 18.314 en el caso de los activistas y defensores de la Nación Mapuche.

La izquierda chilena y en especial la que estuvo gobernando en los últimos años, tiene la oportunidad ahora de enmendar su reticencia y vacilación en resolver el problema de las minorías étnicas chilenas. La Concertación tiene ésta vez la ventaja política de estar en oposición al gobierno de derecha de Piñera y desde la tribuna parlamentaria exigir la libertad inmediata de todos los prisioneros políticos de Chile, sin las ataduras e inconveniencias de su pasado concertista.

El gobierno del Estado Chileno cambió con el triunfo de la derecha conservadora, pero los presos políticos, mapuche y chilenos, siguen siendo los mismos que hace nueve meses atrás.

Roberto Herrera 02.08.2010

*:La Araucana. Alonso de Arcilla, Editorial Porrua,S.a., México 1979

domingo, 1 de agosto de 2010

EL NECIO

Así tituló el cantautor cubano Silvio Rodríguez una canción, que según la portada del disco, fue grabada en la Habana, Cuba entre Junio de 1989 y Julio de 1992. Si mi memoria no me juega una mala pasada, recuerdo haber leído o escuchado unas declaraciones del mismo Silvio, donde afirmaba que para escribir ésta canción se había inspirado en la figura histórica del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz.

Con el derrumbe aplastante de la Unión Soviética en los albores de la década de los noventa, la economía cubana fue barrida de tajo por un alud de carencias en todos los niveles. ¡No había que comer, no había nada!

El periodo especial, como se conoce una de las etapas de la Revolución Cubana más críticas de su historia, puso a prueba la valentía, la disposición de sacrificio y la capacidad de lucha y de resistencia de un pueblo digno, noble y altivo.

Los enemigos de la Revolución pronosticaron la caída eminente del proyecto socialista cubano y se sentaron a la vera del camino a contemplar el sufrimiento y penuria de un pueblo, sangrado por el bloqueo económico-financiero impuesto por el imperialismo norteamericano desde 1962.

Se imaginaron en sus masturbaciones ideológicas que ocurriría como en Rumania. Pensaron que los cubanos maldecirían y condenarían a sus dirigentes. Esperaban que exigirían el retorno del capitalismo.

El tiempo pasó. Los pronósticos deseados y las profecías esperadas no se cumplieron. Fue menester recrudecer e intensificar la estrategia agresiva contra la Isla.

Entonces enfermó Fidel y lo dieron por muerto. Como en un mafioso casino de Miami, los enemigos acérrimos de la Revolución apostaron por el derrumbe de la “dictadura de los Castro” y comenzaron a preparar las maletas.

Pero ante su enfermedad, con la fortaleza que lo caracteriza, Fidel no se rindió.
Qué alegría siento yo, al ver al Comandante estilando el verde olivo guerrillero y las camisas a cuadros tan típicamente cubanas.

Fidel siempre estuvo presente, se tomó solo un descanso y reposó. Allí está el Comandante, dialogando y conversando nuevamente con su pueblo.

Allí está otra vez el necio, el intransigente, el inclaudicable…

Roberto Herrera 01.08.2010