viernes, 13 de agosto de 2010

CARTA ABIERTA AL COMANDANTE EN JEFE DE LA REVOLUCION CUBANA EN SU CUMPLEAÑOS

Querido Fidel, ¡feliz cumpleaños!

¿Qué se le puede regalar a un hombre que le ha dado tanto al mundo? Dialécticamente hablando, de todo un pelín…

Sabemos que no le interesan honores ni glorias, porque son tan vacuos y efímeros tales conceptos que bien pueden caber en un grano de maíz, como lo dijera el apóstol de la revolución un día, y aún así habría espacio suficiente para rellenarlo con la avaricia, la codicia, la envidia y la traición. Sin embargo existe una cualidad humana que no cabe en un grano de cereal…

Se trata del amor por la humanidad, la justicia social y la emancipación integral del ser humano…y su amor por la humanidad es tan grande que aunque el grano de maíz fuera el doble que el sol y alfa centauro juntos, no podría su amor por el hombre caber en él. ¡Se quedaría chiquito el sol! No exagero, allí están las huellas imborrables de su paso por la historia…

Desde temprana edad mi padre, un proletario rudo y trabajador, me enseñó, mostrándome las viejas fotos de las Bohemias que el guardaba como su más valioso tesoro, que habían hombres de verdad en la Cuba batistiana. Y allí estaba Ud., barbudo, altivo, desafiando la historia junto al Che, Camilo, Raúl, Almeida…cumplí los nueve con el triunfo de la revolución…y Ud. sin saberlo Comandante, me hizo el mejor regalo de cumpleaños!

Ud. Comandante me ha regalado más de lo que yo pueda darle. Fue Usted, Comandante quien, sin saber de mi existencia y de mi hastío por la derrota parcial sufrida a finales de los años ochenta, aquel día 17 de noviembre del 2005, escuchando vía satélite su discurso en el Aula Magna de la Universidad de la Habana, me dijo: vamos chico, levántate y camina. Entonces resucité entre los muertos y aquí estoy en la trinchera…de pie…

Pensando en Usted, su pueblo, en Jorge, mi padre y Alejandro, mi suegro y muchos miles más escribí éstos versos en el 2007 dedicados a Usted. Éste es mi regalo de cumpleaños…Fidel!

ODA A LOS INTRANSIGENTES DEL MUNDO

…si cuando digo que sigo creyendo en el Manifiesto Comunista porc radical me censuras, pues bien, ¡soy radical !

…cuando no me olvido de Marx, Engels, Lenin, Gramsci, Mariátegui y otros cuántos, por radical me criticas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando no creo en sotanas ni en santos milagrosos y te comento que la dialéctica materialista engendra preguntas y respuestas, de radical me bautizas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando no reniego de mi pasado y la boina calada al estilo del Che el corazón me abriga, de radical me imputas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando digo que las revoluciones me gustan rojas, así como el vino, de radical me tachas. Pues bien, ¡soy radical !

…cuando defiendo a capa y espada la Revolución Cubana, su dignidad y valentía, su internacionalismo por radical me reprendes. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando a Fidel no lo llamo dictador, sino Comandante en Jefe, Caballo o Compañero de radical me condenas. Pues bien, ¡soy radical !

…cuando un “Rabo de Nube”, un “Yo pisaré las calles nuevamente” el alma me desgarran y como un niño lloro, de radical me reprochas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando no pacto con el capital, ni vendo mi alma al diablo ni el vellocino de oro venero, de radical me titulas. Pues bien, ¡soy radical !

…cuando recelo de la CNN, BBC o el País y de la verborrea mediática de demócratas y republicanos de radical me señalas. Pues bien, ¡soy radical !

…cuando recuerdo cada día después del golpe militar, cada hora de aflicción, cada minuto de espera, cada segundo de terror, de radical me apellidas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando pienso en el exilio, en los prisioneros de guerra, en los desaparecidos, en el toque de queda como si el ayer fuera ahora, de radical me juzgas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando no perdono al torturador del amigo, del compañero, del hermano, de mujeres y niños de radical me tildas. Pues bien, ¡soy radical

…cuando no olvido los muertos, ni a sus verdugos, ni la causa porque murieron, de radical me apodas. Pues bien, ¡soy radical !

…cuando reniego de la moderna Patria con sus Malls, McDonalds, Pop Corn y Coca Cola de radical me increpas. Pues bien, ¡soy radical !

…cuando critico el neoliberalismo y la privatización en Chile, y las tasas de crecimiento no obnubilan mi pensamiento, de radical me valoras. Pues bien, soy radical !

…cuando desconfío de la privatización de la salud pública, la educación, los fondos de seguridad social y los recursos naturales, de radical me achacas. Pues bien, soy radical !

…cuando rechazo el camino euro-norteamericano de desarrollo, cuando me rio de los “buenos consejos” del FMI, el Banco Mundial , OMC y la escuela de Chicago, de radical me inculpas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando recelo de los Tratados de Libre Comercio, reformas monetarias y retribuciones fiscales que auspicia el Imperio, por radical me reprimes. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando afirmo que el rumbo neoliberal nos conduce al holocausto social y que el sueño socialista vigente aún esta, de radical me atacas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando dudo en los gobiernos de “centro-izquierda” administradores del modelo económico pinochetista, cuando no confío en la izquierda “seria y racional”, por radical me repruebas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando acuso a Garreton, a Joschka Fischer, Felípe González, Gerhard Schroeder de oportunismo político, de radical me calificas. Pues bien, ¡soy radical

…cuando no acepto que el Canciller Insulza interfiera en la extradición del senil Pinochet, permitiéndole escabullirse de la Justicia de Garzón por radical me penalizas. Pues bien, ¡soy radical !

…cuando no concibo que aquel demócrata cristiano que confabuló contra el Presidente Allende, hoy gobierne en Chile, por radical me acometes. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando pido castigo para los asesinos, torturadores y vende-patrias, de radical me évaluas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando no celebro monumento alguno a los caídos en combate, mientras los culpables sin castigo ríen, de radical me sentencias. Pues bien, ¡soy radical !

…cuando no tolero que al pueblo Mapuche lo despojen de su tierra en aras de lo moderno, de radical me amonestas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando condeno el bloqueo imperialista a Cuba con sus sabotajes y atentados terroristas, de radical me calificas. Pues bien, ¡soy radical!

…cuando creo en la “batalla de ideas” de que nos habla Fidel y del peligro ideológico subliminal que la propaganda capitalista encierra, por radical me riñes. Pues bien, ¡soy radical!

…si porque continuo aquí, atrincherado, disparando razones, defendiendo principios, soñando futuros de leche y miel, de libertad plena y desarrollo integral, de igualdad y justicia social, de amor y solidaridad de radical e intransigente me condenas…no me importa, pues eso es precisamente lo quiero ser: Fiel a mis raíces…seguidor de la huella del Che, Camilo, Allende y de los miles de anónimos caídos en la lucha por el comunismo ! Roberto Herrera/2007


Roberto Herrera 13 de agosto de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario